Parroquia Ntra. Sra. de la O

Chipiona (Cádiz)

Noticias Santa Sede

Subscribe to canal de noticias Noticias Santa Sede
Actualizado: hace 2 horas 1 min

Papa: actualidad del carisma de Santa Francisca Javier Cabrini, Patrona de los migrantes

Hace 4 horas 19 mins
Carta Pontificia a las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús, cabrinianas, en el centenario de la muerte de Santa Francisca Javier Cabrini, Patrona de los migrantes (RV).- «El centenario de la muerte de Santa Francisca Javier Cabrini es uno de los eventos principales que marcan este año el camino de la Iglesia , tanto por la grandeza de la figura que se conmemora, como por la actualidad de su carisma y de su mensaje, no sólo para la comunidad eclesial sino para toda la sociedad ». Así empieza la Carta que el Papa Francisco ha dirigido a la Superiora General de las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús, Barbara Louise Staley. Asegurando su oración y participación espiritual en la Asamblea General, celebrada en el Santuario Nacional de Chicago, Estados Unidos,  dedicado a la Santa Patrona de los migrantes, «tanto porque la Madre Cabrini me es familiar desde siempre, como por la especial solicitud que dedico a la causa de los migrantes» , escribe el Papa. La misiva del Santo Padre hace hincapié en la vocación que Francisca Cabrini recibió de Dios, considerada singular en su tiempo, «la consagración misionera y femenina, que nace en ella de la unión total y amorosa con el Corazón de Cristo, cuya misericordia supera todo confín . Ella vive y transfunde en sus religiosas un impulso de reparación por el mal en el mundo y por la lejanía de Cristo». «Todo lo puedo en aquel que me conforta» (Fil 4,13). Con el lema de la santa italiana, naturalizada estadounidense, el Papa recuerda el sorprendente número e importancia de obras que encaminó durante su vida en Italia, Francia, España, Gran Bretaña, Estados Unidos, América Central, Argentina y Brasil. «Los actuales desplazamientos epocales de poblaciones , con las tensiones que inevitablemente se generan, hacen de la Madre Cabrini una figura singularmente actual», reitera el Papa Francisco, recordando «que, en particular, la Santa une la atención a las situaciones de mayor pobreza y fragilidad, como los huérfanos y mineros, a una lúcida sensibilidad cultural, que, en diálogo continuo con las jerarquías locales se compromete en conservar y reavivar en los migrantes la tradición cristiana recibida en sus países de origen, una religiosidad quizá superficial, pero a menudo impregnada de una mística popular auténtica, ofreciendo por otra parte los caminos para integrarse plenamente ». El Obispo de Roma subraya asimismo que « las grandes Migraciones hodiernas necesitan de un acompañamiento lleno de amor e inteligencia como el que caracteriza el carisma cabriniano , en vista de un encuentro de pueblos que enriquezca a todos y genere unión y diálogo y no separación y hostilidades. Sin olvidar que Santa Francisca Javier Cabrini conserva una sensibilidad misionera no sectorial, sino universal, que es vocación de todo cristiano y de toda comunidad de los discípulos de Jesús». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...

Homilía del Papa: “No rezar por los gobernantes es pecado”

Lun, 18/09/2017 - 15:28
(RV).- Que los cristianos acompañen con la oración a los gobernantes, incluso si hacen cosas graves. Es la exhortación que hizo el Papa en su homilía de la Misa matutina del lunes 18 de septiembre celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta . Francisco también pidió a los gobernantes que recen, puesto que de lo contrario, existe el riesgo de cerrarse en el propio grupo. Mientras el gobernante que, en cambio, tiene conciencia de su propio carácter subalterno frente al pueblo y a Dios, reza. La reflexión del Santo Padre comenzó con la Primera Lectura del día en que San Pablo aconseja a Timoteo que rece por los gobernantes. A la vez que destacó que en el Evangelio hay un gobernante que reza: es el centurión que tenía a un siervo enfermo. Amaba a su pueblo y amaba a su siervo, puesto que se preocupaba por él. “Este hombre experimentó la necesidad de la oración” – dijo el Papa – y no sólo porque “amaba” sino también porque “tenía conciencia de no ser el patrón de todo, no ser la última instancia”. Sabía que por encima de él hay otro que gobierna. Tenía subalternos, los soldados, pero él mismo estaba en la condición de subalterno. Y esto lo lleva a orar. En efecto, el gobernante que tiene esta conciencia, reza: “Si no reza, se cierra en su propia auto-referencialidad o en la de su partido, en aquel círculo del que no puede salir; es un hombre cerrado en sí mismo. Pero cuando ve los verdaderos problemas, tiene esta conciencia de ‘ subalternidad’ , que hay otro que tiene más poder que él. ¿Quién tiene más poder que un gobernante? El pueblo, que le ha dado el poder, y Dios, del que viene el poder a través del pueblo. Cuando un gobernante tiene esta conciencia de ‘ subalternidad’ , reza”. De manera que el Papa puso de manifiesto la importancia de la oración del gobernante, “porque – como dijo – es la oración por el bien común del pueblo que le ha sido encomendado”. Y recordó en este sentido la conversación que mantuvo precisamente con un gobernante que todos los días transcurría dos horas en silencio ante Dios, a pesar de estar muy ocupado. Es necesario, por tanto, pedir a Dios la gracia de poder gobernar bien como Salomón que no pidió a Dios la riqueza sino la sabiduría para gobernar. De ahí que Francisco haya afirmado que los gobernantes deben pedir al Señor esta sabiduría. Es tan importante que los gobernantes recen – reafirmó – pidiendo al Señor que no les quite la conciencia del carácter de “subalternos” de Dios y del pueblo: “Que mi fuerza se encuentre allí y no en el pequeño grupo o en mí mismo”. Y a quien podría objetar diciendo que es agnóstico o ateo, el Papa respondió: “Si no puedes rezar, confróntate con tu conciencia”, con “los sabios de tu pueblo”. Pero “no permanezcas solo con el pequeño grupo de tu partido”, porque como subrayó Francisco , “esto es auto-referencial”. Teniendo en cuenta que en la Primera Lectura , Pablo invitaba a rezar por los reyes, el Santo Padre comentó que cuando un gobernante hace una cosa que no nos gusta es criticado o, al contrario, elogiado. Es dejado solo con su partido, con el Parlamento”: “‘No, yo lo he votado ’… ‘yo no lo he votado, que haga lo suyo’. No, nosotros no podemos dejar a los gobernantes solos: debemos acompañarlos con la oración. Los cristianos deben rezar por los gobernantes. ‘Pero, Padre, ¿cómo voy a rezar por  éste, que hace cosas tan graves?’ – ‘Tiene más necesidad aún. Reza, haz penitencia por el gobernante’. La oración de intercesión  – es tan hermoso esto que dice Pablo – es para todos los reyes, para todos aquellos que están en el poder. ¿Para qué? ‘Para que podamos conducir una vida calma y tranquila’. Cuando el gobernante es libre y puede gobernar en paz, todo el pueblo se beneficia de esto”. El Papa concluyó pidiendo que se haga un examen de conciencia sobre la oración por los gobernantes: “Les pido un favor: cada uno de ustedes dedique hoy cinco minutos, no más que eso. Si es un gobernante, pregúntese: ¿‘Yo rezo al que me ha dado el poder a través del pueblo?'. Y si no es gobernante: ¿‘Yo rezo por los gobernantes? Sí, por éste o por aquel sí, porque me gusta; por aquellos, no. ¡Y tienen más necesidad aquellos que éste!’. ¿Rezo por todos los gobernantes? Y si ustedes encuentran, cuando hacen el examen de conciencia para confesarse, que no han rezado por los gobernantes, lleven esto a la confesión. Porque no rezar por los gobernantes es un pecado”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...

Ángelus del Papa: conscientes de la gratuidad del perdón que recibimos de Dios, seamos misericordiosos como Él

Dom, 17/09/2017 - 14:16
(RV).- «Quien sea que haya experimentado la alegría, la paz y la libertad interior que viene del ser perdonado puede abrirse a la posibilidad de perdonar a su vez»: es éste en síntesis el mensaje del Papa Francisco en el Ángelus del domingo 17 de setiembre, el XXIV del tiempo ordinario, tras reflexionar sobre el Evangelio del día. El pontífice meditó sobre el perdón cristiano, aquel que no niega el agravio sufrido, sino que reconoce que el ser humano, creado a imagen de Dios, es siempre mayor que el mal que comete. Un perdón que nos ha sido concedido a partir de nuestro bautismo, cuando se nos ha condonado la deuda del pecado original, y que se nos sigue concediendo cada vez que mostramos un pequeño signo de arrepentimiento. Es por eso que el Papa nos pidió que, cuando tengamos la tentación de cerrar el corazón a quien nos ha ofendido y nos pide perdón, recordemos las palabras del Padre celestial al siervo despiadado: «Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?». Una enseñanza que Jesucristo ha dejado plasmada no sólo en la parábola del rey misericordioso sino también en la oración que Él mismo nos enseñó, el Padrenuestro, en donde - dijo Francisco - puso en relación directa el perdón que le pedimos a Dios con el perdón que damos a nuestros hermanos: «Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores». Antes de rezar el Ángelus, el Obispo de Roma pidió a la Madre de Dios que “conscientes de la gratuidad y la grandeza del perdón recibido de Dios” nos volvamos misericordiosos como el Padre. A continuación, la alocución del Papa antes de la oración mariana del Ángelus: Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El pasaje del Evangelio de este domingo (Mt 18.21 a 35) nos ofrece una enseñanza sobre el perdón, que no niega el agravio sufrido, sino que reconoce que el ser humano, creado a imagen de Dios, es siempre más grande que el mal que comete. San Pedro le pregunta a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? »(V. 21). A Pedro le parece lo máximo perdonar siete veces a una misma persona; y tal vez a nosotros ya nos parece mucho hacerlo dos veces. Pero Jesús responde: «No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces» (v. 22), es decir, siempre. Tú debes perdonar siempre. Y confirma esto narrando la parábola del rey misericordioso y el siervo despiadado, en la cual muestra la incoherencia de aquel que fue perdonado antes y que luego se niega a perdonar. El rey de la parábola es un hombre generoso que, tomado por la compasión, condona una deuda enorme - "diez mil talentos" - , enorme, a un siervo que le suplica. Pero ese mismo siervo, tan pronto como se encuentra con otro siervo que le debía cien denarios - es decir, mucho menos -, actúa sin piedad, haciéndolo aprisionar. La actitud incoherente de este siervo es también la nuestra cuando rechazamos el perdón a nuestros hermanos. Mientras que el rey de la parábola es la imagen de Dios que nos ama de un amor rico de misericordia tanto como para acogernos, amarnos y perdonarnos continuamente. Desde nuestro Bautismo, Dios nos ha perdonado, condonándonos una deuda insoluble: el pecado original. Eso la primera vez. Luego, con una misericordia sin límites, Él nos perdona todas las culpas tan pronto como mostramos sólo un pequeño signo de arrepentimiento. Dios es así: misericordioso. Cuando tenemos la tentación de cerrar el corazón a quien nos ha ofendido y nos pide perdón, recordemos las palabras del Padre celestial al siervo despiadado: «Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?» (Versículos 32-33). Quien sea que haya experimentado la alegría, la paz y la libertad interior que viene del ser perdonado puede abrirse a la posibilidad de perdonar a su vez. En la oración del Padrenuestro, Jesús quiso incluir la misma enseñanza de esta parábola. Puso en relación directa el perdón que le pedimos a Dios con el perdón que debemos conceder a nuestros hermanos, «Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores» (Mateo 6:12). El perdón de Dios es el signo de su abrumador amor por cada uno de nosotros; es el amor que nos deja libres de alejarnos, como el hijo pródigo, pero que espera nuestro regreso todos los días; es el amor emprendedor del pastor por la oveja perdida; es la ternura que recibe a cada pecador que llama a su puerta. El Padre Celestial, nuestro Padre, está lleno, lleno de amor y quiere ofrecérnoslo, pero no puede hacerlo si cerramos nuestro corazón al amor por los demás. Que la Virgen María nos ayude a ser cada vez más conscientes de la gratuidad y la grandeza del perdón recibido de Dios, para volvernos misericordiosos como Él, Padre bueno, lento para la ira y grande en amor.  Ángelus domini... (Griselda Mutual - Radio Vaticano) Palabras del Santo Padre tras rezar el Ángelus: Queridos hermanos y hermanas: Saludo con afecto a todos ustedes, romanos y peregrinos provenientes de diferentes países: familias, grupos parroquiales, asociaciones. Saludo a los fieles de La Plata (Argentina), a los oficiales de la Escuela Militar de Colombia y a los catequistas de Rho. Saludo también a los participantes en la carrera de Via Pacis, que ha pasado por lugares de culto de las diversas confesiones religiosas presentes en Roma. Deseo que esta iniciativa cultural y deportiva pueda fomentar el diálogo, la convivencia y la paz. Un saludo a los numerosos jóvenes que vinieron de Loreto, acompañados por los frailes franciscanos capuchinos. ¡Nos traen el "perfume" del Santuario de la Santa Casa, gracias! Así como a los voluntarios de Pro Loco y los caminantes que comienzan hoy la peregrinación hasta Asís. ¡Buen camino! Les deseo a todos un buen domingo. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto! (SL - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...

Papa: ofrecer al mundo el ‘buen vino’ del Evangelio de Cristo

Sáb, 16/09/2017 - 14:23
(RV).- El Papa Francisco recibió cordialmente a los participantes en el Capítulo General de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús , reunidos para «reflexionar sobre su Congregación, rezar para discernir juntos cuáles son los caminos que el Señor les indica para actualizar y dar renovada fecundidad al carisma, que el Espíritu Santo ha donado a la Iglesia y al mundo a través de su Fundador, el sacerdote Jean Jules Chevalier». «Tú has guardado el buen vino hasta este momento». Con el lema elegido para su reflexión, tomado del Evangelio de Juan (2,10), el Papa destacó el siglo y medio de vida de este Instituto, alentando su renovado impulso misionero en el mundo de hoy: « En actitud de escucha de cuanto el Espíritu dice hoy a su Iglesia y abiertos a lo que pide la humanidad , ustedes sabrán tomar de la fuente genuina e inextinguible de su carisma un nuevo impulso, opciones valientes, expresiones creativas de la misión que se les ha confiado. Justo las condiciones cambiadas del mundo actual con respecto al pasado y las nuevas instancias del compromiso de evangelización de la Iglesia, son las condiciones que requieren y hacen posible nuevos modos de ofrecer el ‘buen vino’ del Evangelio para donar alegría y esperanza a tantos ». Con la importancia de comprender y actualizar la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, en una variedad de obras y acciones, que testimonian el amor tierno y misericordioso de Jesús a todos, en particular a los más necesitados, cuidando a las ovejas perdidas y heridas, obrando por la justicia y la solidaridad para los más débiles y pobres, dando esperanza a los desheredados y acudiendo dondequiera que un ser humano espera ser escuchado y ayudado, el Santo Padre les recordó la misión que les encomienda la Iglesia: « Enviándolos como Misioneros en el mundo, éste es el primer evangelio que la Iglesia les encomienda: mostrar en sus propias personas y con sus obras el amor apasionado y tierno de Dios para con los pequeños, los últimos, los indefensos, los descartados de la tierra ». Y, si bien el Instituto de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, como otros, ha sufrido cierta disminución de sus miembros el Papa señaló que, sin embargo, el aumento de vocaciones en América del Sur, en Oceanía y Asia podrá garantizar e incrementar la formación cristiana de la juventud, ulterior expresión de su carisma: « ¡Cuán urgente es hoy la tarea de educar y acompañar a las nuevas generaciones a aprender los valores humanos y a cultivar una visión evangélica de la vida y de la historia! Ésta, que muchos definen como una verdadera ‘emergencia educativa’, es sin duda una de las fronteras de la misión evangelizadora de la Iglesia, hacia las cuales toda la comunidad cristiana está invitada a salir». Con su aliento, el renovado pedido del Papa: «¡ Les ruego que no cedan al mal del clericalismo! Y los hermanos son una gracia, en una congregación los hermanos son una gracia del Señor. No cedan al mal del clericalismo que aleja al pueblo y especialmente a los jóvenes de la Iglesia , como ya pude recordar otras veces. Vivan entre ustedes una verdadera fraternidad, que acoge las diversidades y valoriza la riqueza de cada uno. No teman seguir incrementando la comunión con los laicos que colaboran en vuestro apostolado, haciéndolos partícipes de vuestros ideales y proyectos y compartiendo con ellos las riquezas de la espiritualidad que mana del carisma de vuestro Instituto. Junto con ellos y con las hermanas de la congregación femenina, adquirirá vigor una ‘familia carismática’ más grande, que mostrará mejor la vitalidad y actualidad del carisma de vuestro Fundador». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...

Santa Misa de agradecimiento por el decreto que autoriza la venerabilidad del cardenal Van Thuân

Sáb, 16/09/2017 - 12:00
En la vigilia del 15° aniversario de la muerte del cardenal François Xavier Nguyên Van Thuân , presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz,  tuvo lugar la santa misa solemne de agradecimiento para celebrar el decreto que reconoce las virtudes heroicas del difunto cardenal y autoriza la venerabilidad. Decreto cuya promulgación fue autorizada por el Papa Francisco el 4 de mayo 2017. La ceremonia, organizada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, tuvo lugar en la Iglesia de Santa María della Scala en Roma y fue presidida por el card. Peter Turkson, Prefecto del mismo Dicasterio. “Como cada año, en el aniversario de la muerte de la card. Van Thuan, nos reunimos en este lugar de culto que fue su Iglesia titular para celebrar lo único que comparte con todos nosotros y por lo que fue y sigue siendo para nosotros un maestro y un testigo” – afirmó el cardenal. “Es el glorioso misterio de la presencia de Cristo en nosotros como la esperanza de la Gloria, y es el misterio glorioso de la presencia de Cristo en nosotros como una promesa que está destinada a madurar y ser cumplida en nuestra gloriosa revelación como hijos de Dios”. En la celebración de la memoria del difunto cardenal – continuó el prelado –  “la Eucaristía es nuestra oración a Dios para manifestar a su Iglesia y a nosotros, a través del proceso de canonización, el nacimiento en Gloria de Su siervo el Cardenal Van Thuan”. A continuación, se procedió a la lectura del Decreto sobre las virtudes heroicas del difunto cardenal vietnamita, encabezado por el pasaje del evangelio de Juan 12, 24 que dice: “Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto”. “¡Caer en la tierra y morir, no es por lo tanto el solo camino para dar fruto sino también para salvar la propia vida, es decir, para continuar a vivir! Esta consigna, asumida por el Siervo de Dios François Xavier Nguyên Van Thuân, expresa eficazmente el recorrido de su vida”. (MCM-RV)     (from Vatican Radio)...

Aliento del Papa a artistas del espectáculo itinerante: sean mensajeros de la alegría de Dios

Vie, 15/09/2017 - 15:25
(RV).- El Papa Francisco destacó con gran aprecio el valor social del mundo del espectáculo itinerante , alentando a los representantes de la Asociación italiana que reúne a los que trabajan en este sector ANESV, con un pensamiento especial a los niños, a los ancianos y a los enfermos. Conociendo las dificultades que afrontan los invitó a no desalentarse, a proseguir su camino, para que «nuestras ciudades no pierdan el gusto de la peculiar belleza de su arte y de su alegría», sin olvidar su fe y la importancia de la familia : «El vuestro es un camino que, gracias a Dios, está iluminado por la fe, una fe que viven sobre todo en familia , y ello es muy importante: la familia en camino con Dios, animada por la confianza en la Providencia». Tras desear que puedan encontrar siempre en los lugares a donde van parroquias acogedoras, el Santo Padre recordó su encuentro anterior, en junio de 2016. Y antes de su bendición y de encomendarlos al amparo de María, nuestra Madre, para que los acompañe siempre en su caminar y en los lugares donde se detienen,  reiterando que son «artesanos de la fiesta, de la maravilla y de lo bello…, llamados a alimentar sentimientos de esperanza y de confianza», el Papa aseguró que prefiere esta forma de arte y belleza artesanal a «la que producen las grandes potencias de la diversión, que resulta algo ‘aséptica’ y poco humana »: «Les confieso que prefiero la de ustedes, que perfuma mayormente de estupor, de encanto y que sin embargo es fruto de horas y horas de duro trabajo. Un carrusel nunca acaba de maravillar, genera una alegría dulce, en los pequeños y en los grandes. También los grandes vuelven a encontrar la alegría de la infancia, vuelven a las raíces, a la memoria de la infancia. En efecto, la vocación de vuestra vida y de vuestro trabajo es alegría. Pienso que, si nos remontamos al origen de vuestras ‘caravanas’, encontramos siempre a alguien – un abuelo, una abuela, un bisabuelo… -  que se apasionó a de ese tipo de espectáculo, y sintió una vocación alegre y por ello estuvo dispuesto a grandes sacrificios. Es una vocación que se vuelve enseguida misión : la misión de ofrecer a la gente, a los niños, pero también a los adultos y ancianos, ocasiones de diversión sana, limpia: diversión sana y limpia, sin necesidad de ir a lo bajo para buscar material de diversión. Y en esta vocación y misión ¿cómo podría faltar la mano de Dios? Dios nos ama y quiere que seamos felices. Dondequiera que haya una alegría simple, limpia, está su huella . Por ello, si sabrán conservar estos valores, esta genuinidad y sencillez, ustedes serán mensajeros de la alegría que le gusta a Dios y que viene de Él». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...

Papa: Contemplar a Jesús como Nuestra Señora de los Dolores

Vie, 15/09/2017 - 15:02
(RV).- En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta , en el día en que la Iglesia recuerda a Nuestra Señora de los Dolores , el Papa Francisco invitó a contemplar a la Bienaventurada Virgen María a los pies de la Cruz. “Contemplar a la Madre de Jesús , contemplar este signo de contradicción – porque Jesús es el vencedor, pero en la Cruz, en la Cruz. Es una contradicción, no se comprende… Se necesita fe para comprender, al menos para acercarse a este misterio”. María sabía, y “vivió toda su vida con el alma traspasada”. Seguía a Jesús y oía los comentarios de la gente, a veces a favor, y otras en contra, pero estaba siempre detrás de su Hijo. Y “por esto decimos que es la primera discípula” – subrayó Francisco . María tenía la inquietud que le hacía nacer en su corazón este “signo de contradicción”. Al final, estaba allí, en silencio, bajo la cruz mirando a su Hijo. Quizás oía comentarios que decían: “Mira a aquella, es la Madre de uno de los tres delincuentes”. Pero ella “mostró el rostro por el Hijo”: “Esto que yo digo ahora son pequeñas palabras para ayudar a contemplar, en silencio, este misterio. En aquel momento, Ella nos dio a luz a todos nosotros: dio a la luz a la Iglesia. ‘Mujer’ –  le dice su Hijo – ‘he aquí a tus hijos’. No dice ‘madre’: dice ‘mujer’. Mujer fuerte, valerosa; mujer que estaba allí para decir: ‘Éste es mi Hijo: no lo reniego’”. El pasaje del Evangelio del día es, por lo tanto, más que para reflexionar, para contemplar. “Que sea el Espíritu Santo  – concluyó diciendo el Papa Francisco en su homilía – el que diga a cada uno de nosotros aquello de lo que tenemos necesidad”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...

Reforma del Papa va adelante. La voz al Cardenal Rodríguez Maradiaga

Jue, 14/09/2017 - 19:13
(RV).-  La tarde del miércoles 13 concluyó en el Vaticano la XXI reunión del C9 , el Consejo de Cardenales consejeros del Papa Francisco . Como informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede , los trabajos se dedicaron a un estudio sobre el estado de las propuestas entregadas por el Consejo al Santo Padre para la reforma de la Curia . La Curia como instrumento de evangelización y de servicio no solo para el Papa, sino también para las Iglesias locales ; la descentralización; el papel de las Nunciaturas Apostólicas ; la selección y competencia del personal, menos clerical y más internacional, con el incremento de jóvenes y de mujeres , fueron algunos de los temas tratados. Asimismo los cardenales han seguido una relectura de los Estatutos del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida , constituido el 1. de septiembre de 2016, y el card. Sean O’Malley ha actualizado sobre los trabajos de la Comisión Pontificia para la protección de los menores . En su participación el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga se refirió a los textos del Papa relativos a la Reforma. Sobre todo aquellos del acostumbrado encuentro navideño con la Curia Romana, así como también de las intervenciones de Francisco en el Concistorio del 12 febrero de 2015 y del 17 de octubre 2015 con motivo del quincuagésimo aniversario del Sínodo de los Obispos .  Sobre el estado de la Reforma y los temas tratados estos días, nuestra colega Patricia Ynestroza conversó con el card. Rodríguez Maradiaga.  Escuchemos. (Raúl Cabrera- Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...

Homilía del Papa: entrar en el misterio de amor de la Cruz

Jue, 14/09/2017 - 16:34
(RV).- Tras la pausa de verano y su Viaje Apostólico a Colombia, el Papa Francisco reanudó la celebración de la Misa en la capilla de la Casa de Santa Marta , en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz , es decir el 14 de septiembre. En su homilía advirtió acerca de la tentación de pensar en un Cristo sin la Cruz , haciendo de Él “un maestro espiritual”, o pensar en una Cruz sin Cristo , es decir vivir sin esperanza, en una especie de “masoquismo espiritual”. El Papa centró su reflexión en el “misterio de amor” que constituye, precisamente, la Cruz. Teniendo en cuenta que la Liturgia habla de ella como si fuera un árbol, noble y fiel, Francisco evidenció que no siempre es fácil comprender esto. “Sólo con la contemplación – dijo  – se va adelante en este misterio amor”. Y añadió que Jesús , cuando se lo explica a Nicodemo – tal como lo recuerda el Evangelio del día – utiliza dos verbos, a saber: “subir” y “descender”. Sí, porque como dijo el Papa Bergoglio “Cristo descendió del Cielo para llevarnos a todos nosotros a subir al Cielo”. Y reafirmó que “éste es el misterio de la Cruz”. Mientras en la Primera Lectura , San Pablo lo explica diciendo que Jesús “se anonadó a sí mismo”, haciéndose obediente hasta la muerte en la Cruz: “Éste es el descenso de Jesús: hasta el fondo, hasta la humillación. Se despojó por amor, y por esto Dios lo exaltó y lo hizo subir. Sólo si nosotros logramos comprender este descenso hasta el final podemos comprender la salvación que nos ofrece este misterio de amor”. Naturalmente esto no es fácil, tal como lo recordó Francisco , porque siempre están las tentaciones de considerar una mitad  y no la otra. Tanto es así que San Pablo  dirigió palabras fuertes a los Gálatas  cuando les dijo que habían cedido ante la tentación de no entrar en el misterio de amor, sino de explicarlo”. Así como la serpiente había encantado a Eva y en el desierto había envenenado a los israelitas, del mismo modo fueron encantados “por la ilusión de un Cristo sin la Cruz o por una Cruz sin Cristo”.  Estas son las dos tentaciones ante las que se detuvo el Santo Padre . La primera, es la de un Cristo sin la Cruz, o sea, hacer de Él “un maestro espiritual”, que te lleva adelante con tranquilidad: “Un Cristo sin la Cruz que no es el Señor: es un maestro. Nada más. Es aquel que, sin saberlo, tal vez buscaba Nicodemo. Es una de las tentaciones. Sí, Jesús, qué buen maestro, pero… sin la Cruz. ¿Quién los ha encantado con esta imagen? La rabia de Pablo. Jesucristo presentado pero no crucificado. La otra tentación es la Cruz sin Cristo. La angustia de permanecer abajo, rebajados, con el peso del pecado, sin esperanza. Es una especie de “masoquismo espiritual”. Sólo la Cruz, pero sin esperanza, sin Cristo”. La Cruz sin Cristo sería “un misterio de tragedia” – añadió el Papa – como las tragedias paganas: “Pero la Cruz es un misterio de amor, la Cruz es fiel, la Cruz es noble. Hoy podemos dedicar algunos minutos y cada uno preguntarse: ¿Cristo crucificado, para mí, es misterio de amor?  ¿Sigo a Jesús sin la Cruz, a un maestro espiritual que llena de consuelo, de buenos consejos? ¿Sigo la Cruz sin Jesús, siempre quejándome, con este “masoquismo” del espíritu? ¿Me dejo llevar por este misterio del descenso, vaciamiento total y elevación del Señor?”. El Papa Francisco concluyó desenado que el Señor conceda la gracia “no digo de comprender, sino de entrar” en este misterio de amor. Después, con el corazón, con la mente, con el cuerpo, con todo, entenderemos algo”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...

El Papa a los nuevos Obispos: “Discernir con humildad y obediencia con el pueblo y para el pueblo de Dios”

Jue, 14/09/2017 - 15:51
(RV).- “Les pido que tengan escrupulosamente ante sus ojos a Jesús y la misión que no era suya sino del Padre, y ofrezcan a la gente cuanto Él ha sabido dar, es decir, la posibilidad de encontrar personalmente a Dios, de escoger su Vía y de progresar en su amor”, lo dijo el Papa Francisco a los participantes en el Curso de Formación para nuevos Obispos, organizado por la Congregación para los Obispos, en colaboración con la Congregación para las Iglesias Orientales, a quienes recibió en Audiencia la mañana del segundo jueves de septiembre, en la Sala Clementina del Vaticano. En su discurso, dirigido a los nuevos Obispos ordenados en el curso del año, el Santo Padre agradeció a los responsables de los mencionados Dicasterios, “por el generoso empeño” con el cual han organizado este evento. “Este año – señaló el Pontífice – el programa de sus jornadas romanas ha tratado de penetrar en el misterio del Episcopado mediante una de sus tareas centrales, es decir, el de ofrecer a la grey en medio al cual el Espíritu Santo nos ha constituido como custodios, el discernimiento espiritual y pastoral necesario para que este llegue al conocimiento y a la realización de la voluntad de Dios, en la cual reside toda plenitud”. En este sentido, el Obispo de Roma les ofreció algunas reflexiones sobre este tema tan importante en nuestros días, paradójicamente marcados por un sentido de autoreferencialidad, que proclama el fin del tiempo de los maestros mientras que, en la soledad, el hombre concreto continúa pidiendo ayuda para afrontar las dramáticas cuestiones de lo afligen. “Es precisamente mediante el auténtico discernimiento – precisó el Papa – que Pablo presenta como uno de los dones del Espíritu y Santo Tomás de Aquino llama ‘la virtud superior que juzga según aquellos principios superiores’, que podemos responder a tal necesidad humana hodierna”. Primero: El Espíritu Santo, protagonista de todo auténtico discernimiento Recordando el momento de sus consagraciones episcopales, el Papa Francisco dijo a los nuevos Obispos que la Iglesia ha invocado sobre ellos el “Pneuma hegemonikon”, es decir, el Espíritu que guía y gobierna, la potencia que el Padre ha dado al Hijo y que Ellos han transmitido a los santos Apóstoles. “Solamente quien es guiado por Dios – puntualizó el Santo Padre – tiene título y autoridad para ser propuesto como guía de los demás. Puede enseñar y hacer crecer en el discernimiento sólo quien tiene cercanía con este maestro interior quien, como una brújula, ofrece los criterios para distinguir, para sí y para los demás, los tiempos de Dios y de su gracia”. Por ello, afirmó el Papa Francisco, el Obispo no puede dar por presupuesto el poseer un don tan alto y trascendente, como si fuera un derecho adquirido, sin declinar en un ministerio sin fecundidad. “Por lo tanto – precisó el Pontífice – es imperativo regresar continuamente en la oración a Gabaón, para recordar al Señor que ante Él somos perennes jóvenes, que no saben cómo guiarse y para implorar no largos días, ni riquezas, ni la vida de los enemigos, sino sólo el discernimiento en el juzgar en medio a su pueblo”. “El discernimiento por lo tanto – afirmó el Papa – nace en el corazón y en la mente del Obispo a través de su oración, cuando pone en contacto a las personas y a las situaciones a él confiadas con la Palabra divina pronunciada por el Espíritu. Es en esta intimidad que el Pastor madura la libertad interior que lo hace fuerte en sus elecciones y en sus comportamientos, sea personales que eclesiales. Sólo en el silencio de la oración se puede aprender la voz de Dios, percibir las señales de su lenguaje, acceder a su verdad, que es una luz distinta, que no está sobre la inteligencia como el aceite que se sobrepone al agua, porque sólo quien conoce la verdad conoce esta luz”. Segundo: El discernimiento es un don del Espíritu a la Iglesia, al cual se responde con la escucha Desarrollando el segundo punto de su meditación, el Papa Francisco señaló que el discernimiento es una gracia del Espíritu al santo pueblo fiel de Dios, que lo constituye pueblo profético, dotado del sentido de la fe y de ese instinto espiritual que lo hace capaz de sentir cum Ecclesia. “El discernimiento del Obispo – precisó el Pontífice – es siempre una acción comunitaria, que no prescinde de la riqueza del parecer de sus presbíteros y diáconos, del Pueblo de Dios y de todos aquellos que pueden ofrecerle un aporte útil, también a través de ayudas concretas y no solamente formales”. Por lo tanto, dijo el Santo Padre, los invito a cultivar una actitud de escucha, creciendo en la libertad de renunciar al proprio punto de vista, para asumir aquel de Dios. Sin dejarse condicionar por la mirada de los demás. “La misión que les espera – agregó el Papa – no es llevar ideas y proyectos propios, ni soluciones abstractamente ideadas por quien considera la Iglesia como un huerto de su casa, sino humildemente, sin protagonismos o narcisismos, ofrecer su concreto testimonio de unión con Dios, sirviendo al Evangelio que debe ser cultivado y ayudado a crecer en esta situación específica. Por lo tanto, discernir significa – subrayó el Pontífice – humildad y obediencia. Humildad respecto a los propios proyectos. Obediencia respecto al Evangelio, criterio último; al Magisterio, que lo custodia; a las normas de la Iglesia universal, que lo sirven; y a las situaciones concretas de las personas, para las cuales no se quiere otra cosa que sacar del tesoro de la Iglesia cuanto es fecundo para su salvación”. Tercero: Llamados a crecer en el discernimiento Finalmente, en el tercer punto de su meditación el Papa Francisco señaló que los Obispos deben esforzarse en el crecimiento de un discernimiento encarnado e inclusivo, que dialogue con la conciencia de los fieles que debe ser formado y no sustituido. “Por eso – señaló el Papa – el auténtico discernimiento, si bien es definitivo en cada paso, es un proceso siempre abierto y necesario, que puede ser completado y enriquecido… El Pastor está llamado a hacer disponible a la grey la gracia del Espíritu, que sabe penetrar en los pliegues de la realidad y tener presente sus tonalidades para hacer emerger cuanto Dios quiere realizar en cada momento”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...

Papa: con María, llevar al mundo la paz de la Cruz de Cristo

Mié, 13/09/2017 - 14:38
«Que la Virgen María nos ayude a dar el primer paso cada día, para construir la paz en el amor, en la justicia y en la verdad» (RV).- El ruego del Papa Francisco en la víspera de la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz En su primera audiencia general después de su regreso del Viaje Apostólico a Colombia , el Papa deseó a los numerosos peregrinos de tantas partes del mundo, que su peregrinación a Roma fortalezca en todos «la fe en Jesucristo, que nos llama a dar el primer paso hacia nuestros hermanos y hermanas que están en la necesidad». El mensaje de amor de la Cruz, en la cordial bienvenida del Obispo de Roma a los peregrinos de lengua árabe, en particular a los provenientes de Oriente Medio, a los polacos y también en su aliento y bendición a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados: «Queridos hermanos y hermanas, mañana celebraremos la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Recuerden siempre que por medio de la Cruz de Cristo es derrotado el maligno y vencida la muerte, nos es donada la vida y restituida la esperanza . Sepan descubrir y acoger siempre este mensaje de amor y de salvación de la Cruz de Jesús. Que el Señor los bendiga. Saludo cordialmente a los peregrinos polacos y les agradezco por el apoyo que me brindaron con su oración durante mi Viaje Apostólico a Colombia . La Fiesta de la Exaltación de la Cruz, que celebramos mañana, nos recuerda que el camino a la santidad pasa por la Cruz. En esta perspectiva hay que mirar todo sufrimiento: la enfermedad, las injusticias, la pobreza y los fracasos. Que la Cruz sea para nosotros fuente de purificación, de vida y de fortaleza en el espíritu. Llevando con Cristo nuestras cruces cotidianas y las dificultades, aprendamos de Él la capacidad de comprender y aceptar la voluntad de Dios. Los bendigo de corazón. Dirijo un saludo especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Mañana se celebra la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Queridos jóvenes, fortalezcan su diálogo con Dios, difundiendo su luz y su paz; queridos enfermos, encuentren conforto en la cruz del Señor Jesús, que prosigue su obra de redención en la vida de todo hombre; y, ustedes, recién casados, esfuércense en mantener una relación constante con Cristo Crucificado, con el fin de que su amor sea cada vez más verdadero, fecundo y duradero». En su saludo a los peregrinos de habla alemana, el Papa recordó la misión de los discípulos de Cristo: « Cristo es nuestra paz y reconciliación. Como discípulos suyos, siempre debemos estar listos para dar el primer paso llevando su amor . Así podemos ser verdaderamente sal, luz y levadura en el mundo. Que el Espíritu Santo nos ayude con su gracia». Con su oración, el Papa expresó su dolor y cercanía ante las inundaciones que en días pasados se produjeron en Italia, en particular en la región de Toscana, debido a lluvias torrenciales, dejando 8 víctimas mortales y cuantiosos daños materiales: « Dirijo mi pensamiento y expreso mi cercanía espiritual a cuantos sufren por el aluvión que azotó el territorio de Livorno . Oremos por los que han muerto, por los heridos, por sus familiares y por cuantos están en la prueba». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...

«Un pueblo que es capaz de tener hijos y mostrarlos con orgullo es un pueblo que tiene futuro», dijo el Papa en la catequesis

Mié, 13/09/2017 - 13:13
«Colombia, un pueblo con esperanza». (RV).- «La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado». (Sal 85,11) Con este verso del salmo 85 el Papa Francisco se refirió a lo vivido el pasado viernes en Colombia , durante su viaje apostólico, en el encuentro por la Paz y la Reconciliación del país: “estas palabras proféticas llenas de gracia las vimos encarnadas en las historias de los testigos, que hablaron en nombre de muchos que a partir de sus heridas, con la gracia de Cristo, salieron de sí mismos y se abrieron al encuentro, al perdón, a la reconciliación”, dijo en la catequesis en italiano. Un viaje, este vigésimo viaje internacional y quinto del Papa Francisco en un país latinoamericano, en el que el pontífice afirmó haber sentido la continuidad con los dos Papas que visitaron Colombia en precedencia, el Beato Pablo VI en 1968 y san Juan Pablo II en 1986. “Una continuidad – expresó -fuertemente animada por el Espíritu, que guía los pasos del Pueblo de Dios en los caminos de la historia”. “En la catequesis de hoy deseo hacerles partícipes de mi reciente Viaje Apostólico a Colombia . En primer lugar, quiero agradecer desde aquí al Presidente por su invitación a visitar ese país, a las Autoridades y a todos cuantos han colaborado para hacerlo posible, y muy especialmente al pueblo colombiano por su acogida, su alegría y su afecto. El lema del Viaje era «Demos el primer paso» , y miraba al proceso de reconciliación que vive hoy Colombia para poder salir de 50 años de conflicto interno. Con mi visita he querido bendecir el esfuerzo de ese pueblo, confirmarlo en la fe y en la esperanza, y recibir su testimonio, que es una riqueza para mi ministerio y para toda la Iglesia”. El Santo Padre se refirió a las fuertes raíces cristianas de  Colombia y manifestó la evidencia del obrar del maligno, que “quiso dividir el pueblo para destruir la obra de Dios”. Pero destacó además “que el amor de Cristo y su misericordia infinita es más fuerte del pecado y de la muerte”, y este viaje “ha sido llevar la bendición de Cristo y la de la Iglesia, sobre el deseo de vida y de paz que brota del corazón de la nación”. Sucesivamente hizo un recorrido por las distintas etapas de su viaje, comenzando por Bogotá , en donde el primer encuentro fue aquel con las autoridades, seguido por el encuentro con los jóvenes y los obispos: “He podido contemplar los deseos de paz y de vida de tantos niños y jóvenes , en quienes exulta la esperanza. He podido encontrar también a los Obispos de esta nación y a los representantes del CELAM , para alentar su labor. En la etapa culminante de mi viaje, Villavicencio , hemos oído el conmovedor testimonio de los mártires y hemos visto el cuerpo mutilado del Cristo de Bojayá, esto nos ha recordado que la paz se funda, ante todo, sobre la sangre de testigos del amor , de la verdad, de la justicia y de la fe. En Medellín y Cartagena , el tema ha trascendido a la misión y al servicio, con ejemplos insignes de vocación y de seguimiento de Jesús, que hoy como ayer se entregan a los más pobres y se consagran a la promoción humana integral”. “Un pueblo alegre entre los muchos sufrimientos, un pueblo con esperanza”. Así definió el Papa Francisco la hermana nación de Colombia, y repitió aquello que dijo en la conferencia de prensa en el avión, que tanto lo impactó de las ciudades que visitó: el ver entre las multitudes, a los papás y las mamás que alzaban  a sus niños para que el Papa los bendijera, que hacían ver los propios hijos como diciendo “éste es nuestro orgullo, ésta es nuestra esperanza”. “ Un pueblo – afirmó el Papa - capaz de tener hijos y de hacerlos ver con orgullo, es un pueblo que tiene futuro ”. “Confío a todos a la Virgen de Chiquinquirá, que ella pueda ayudarnos a dar el primer paso hacia un mundo más justo y en paz. Que Dios los bendiga”, concluyó.  (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...

Concluyó el Viaje Apostólico del Papa Francisco a Colombia

Lun, 11/09/2017 - 17:09
Concluyó este 11 de septiembre el XX Viaje Apostólico del Papa Francisco a Colombia . El Pontífice volvió al Vaticano no sin antes realizar la acostumbrada visita a la Basílica de Santa María La Mayor, a donde fue para dar gracias a la Virgen, la Salus Populi Romani, por el viaje apenas terminado y llevarle un homenaje floreal. Como de costumbre, el Santo Padre regresó en un vuelo especial de la línea aérea de bandera del país visitado. El velívolo que traía al Pontífice desde Cartagena a Roma, aterrizó en el Aeropuerto militar de Ciampino, después de aproximadamente 11 horas de vuelo, a las 12.55. Durante el viaje de regreso, el Papa Francisco dedicó un tweet a los “hermanos colombianos” donde se lee: “He conocido tantas personas que me han tocado el corazón. ¡Me hicieron tanto bien! Después del Beato Pablo VI y  San Juan Pablo II, Francisco decidió emprender su viaje a Colombia, con el objetivo de sellar un nuevo camino de reconciliación para esta nación sudamericana. (MCM-RV)   (from Vatican Radio)...

El Papa al concluir su Viaje: “Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz”

Lun, 11/09/2017 - 13:34
(RV).- “Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz, libre de toda violencia, esclavos de la paz, para siempre”, lo dijo el Papa Francisco al final de la Misa que presidió en el área portuaria de Contecar , en Cartagena de Indias, la tarde del domingo 10 de septiembre, en el marco de su 20° Viaje Apostólico a Colombia. En su saludo final al pueblo colombiano, el Santo Padre agradeció a todos “sus hermanos en el episcopado y a todo el pueblo de Dios”, al Presidente de Colombia y las Autoridades civiles, y a todos los que han deseado unirse a nosotros, señaló el Pontífice, en esta celebración Eucarística. Asimismo, el Obispo de Roma agradeció a todos aquellos que han colaborado dando su tiempo y su disponibilidad para la realización de esta Visita Apostólica. “Han sido días intensos y hermosos – precisó el Papa – en los que pude encontrar a tantas personas, conocer tantas realidades que me han tocado el corazón. Ustedes me han hecho mucho bien”. Antes de concluir sus saludos, el Papa Francisco dirigió una última palabra al pueblo colombiano: “no nos quedemos en «dar el primer paso» - alentó el Pontífice – sino que sigamos caminando juntos cada día para ir al encuentro del otro, en busca de la armonía y de la fraternidad. No podemos quedarnos parados”. Recordando que el 8 de septiembre de 1654 moría aquí mismo san Pedro Claver , el Santo Padre exhortó que, en su incansable labor en favor de los más pobres, este santo no se quedó parado, después del primer paso siguieron otros, y otros, y otros. “Su ejemplo nos hace salir de nosotros mismos e ir al encuentro del prójimo – señaló el Papa – por ello, dijo: Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz, libre de toda violencia, esclavos de la paz, para siempre”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) Texto y Audio completo de las palabras del Papa Francisco Al terminar esta celebración, quiero agradecer a Mons. Jorge Enrique Jiménez Carvajal, Arzobispo de Cartagena, las amables palabras que me ha dirigido en nombre de sus hermanos en el episcopado y de todo el pueblo de Dios. Agradezco al señor Presidente Juan Manuel Santos por su invitación a visitar el país,  a las Autoridades civiles, y a todos los que han deseado unirse a nosotros en esta celebración Eucarística, aquí o a través de los medios de comunicación. Agradezco el esfuerzo y colaboración para haber hecho realidad esta visita. Son muchos los que han colaborado dando su tiempo y su disponibilidad. Han sido días intensos y hermosos en los que pude encontrar a tantas personas, conocer tantas realidades que me han tocado el corazón. Ustedes me han hecho mucho bien. Queridos hermanos, quisiera dejarles una última palabra: no nos quedemos en «dar el primer paso», sino que sigamos caminando juntos cada día para ir al encuentro del otro, en busca de la armonía y de la fraternidad. No podemos quedarnos parados. El 8 de septiembre de 1654 moría aquí mismo san Pedro Claver; lo hacía después de cuarenta años de esclavitud voluntaria, de incansable labor en favor de los más pobres. Él no se quedó parado, después del primer paso siguieron otros, y otros, y otros. Su ejemplo nos hace salir de nosotros mismos e ir al encuentro del prójimo. Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz, libre de toda violencia, esclavos de la paz, para siempre. (from Vatican Radio)...

Dignidad de la Persona y condena a las drogas: profunda homilía del Papa en Cartagena de Indias

Lun, 11/09/2017 - 01:59
(RV).- El Papa Francisco celebró éste Domingo, 10 de Septiembre previo a su regreso a Roma mañana lunes, la última misa de éste vigésimo viaje apostólico de su Pontificado que le ha llevado a las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y hoy a Cartagena de Indias. En su homilía el Papa subrayó que “Cartagena de Indias es en Colombia la sede de los Derechos Humanos porque aquí como pueblo se valora que “gracias al equipo misionero formado por los sacerdotes jesuitas Pedro Claver y Corberó, Alonso de Sandoval y el Hermano Nicolás González, acompañados de muchos hijos de la ciudad de Cartagena de Indias en el siglo XVII, nació la preocupación por aliviar la situación de los oprimidos de la época, en especial la de los esclavos, por quienes clamaron por el buen trato y la libertad». Haciendo una breve mención sobre el cuarto sermón del Evangelio de Mateo, y el que le precede, el del pastor bueno que deja las 99 ovejas para ir tras la perdida, el Santo Padre hizo hincapié en que: “no hay nadie lo suficientemente perdido que no merezca nuestra solicitud, nuestra cercanía y nuestro perdón”. Y desde éstas palabras quizo fortalecer su reflexión recordando que: “en estos días escuché muchos testimonios de quienes han salido al encuentro de personas que les habían dañado. …, pero que sin embargo han salido, han dado el primer paso en un camino distinto a los ya recorridos”. Ante tanta rotura social y personal el Santo Padre señaló que: “Jesús encuentra la solución al daño realizado en el encuentro personal entre las partes. «El autor principal, el sujeto histórico de este proceso, es la gente …Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural». Tomando como reflexión el Evangelio de este Domingo señaló que: “Jesús nos señala que este camino de reinserción en la comunidad comienza con un diálogo de a dos. Las heridas hondas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”; “A nosotros se nos exige generar «desde abajo» un cambio cultural que responda con la cultura de la vida, del encuentro”. El Papa subrayó una reflexión escrita por Gabriel García Márquez, en su texto “Mensaje sobre la paz” del año 1998, poniendo el  acento sobre las siguientes palabras: “es necesaria una legítima revolución de paz que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante casi dos siglos hemos usado para destruirnos y que reivindique y enaltezca el predominio de la imaginación»”. Ante la cultura de la indiferencia dominante el Papa citó a San Pedro Claver y a tantos otros que junto a él iniciaron “un proceso de confrontación” ante la indifencia “una corriente cultural del encuentro”. San Pedro Claver supo “restaurar la dignidad y la esperanza de centenares de negros y de esclavos, …, tuvo el «genio» de vivir cabalmente el Evangelio, de encontrarse con quienes otros consideraban sólo un deshecho”. “Huella seguida la de este misionero y apóstol por santa María Bernarda Bütler”. “También Jesús nos señala la posibilidad de que el otro se cierre, se niegue a cambiar, persista en su mal. No podemos negar que hay personas que persisten en pecados que hieren la convivencia y la comunidad,…, e incluso en una «aséptica legalidad» pacifista que no tiene en cuenta la carne del hermano, la carne de Cristo. También para esto debemos estar preparados, y sólidamente asentados en principios de justicia que en nada disminuyen la caridad. No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella. A este respecto, recordamos a todos aquellos que, con valentía y de forma incansable, han trabajado y hasta han perdido la vida en la defensa y protección de los derechos de la persona humana y su dignidad”. Finalizó el Papa su homilía recordando que: “Jesús nos pide que recemos juntos; que nuestra oración sea sinfónica, con matices personales, distintas acentuaciones, pero que alce de modo conjunto un mismo clamor. «Dar el primer paso» es, sobre todo, salir al encuentro de los demás con Cristo, el Señor. Y Él nos pide siempre dar un paso decidido y seguro hacia los hermanos, renunciando a la pretensión de ser perdonados sin perdonar, de ser amados sin amar”. (Juan Carlos Velarde Gonzalez para Radio Vaticana).  Audio y texto completo de la homilía del Santo Padre en Cartagena de Indias, Colombia. En esta ciudad, que ha sido llamada «la heroica» por su tesón hace 200 años en defender la libertad conseguida, celebro la última Eucaristía de este viaje a Colombia. También, desde hace 32 años, Cartagena de Indias es en Colombia la sede de los Derechos Humanos porque aquí como pueblo se valora que «gracias al equipo misionero formado por los sacerdotes jesuitas Pedro Claver y Corberó, Alonso de Sandoval y el Hermano Nicolás González, acompañados de muchos hijos de la ciudad de Cartagena de Indias en el siglo XVII, nació la preocupación por aliviar la situación de los oprimidos de la época, en especial la de los esclavos, por quienes clamaron por el buen trato y la libertad» (Congreso de Colombia 1985, ley 95, art. 1). Aquí, en el Santuario de san Pedro Claver, donde de modo continuo y sistemático se da el encuentro, la reflexión y el seguimiento del avance y vigencia de los derechos humanos en Colombia, la Palabra de Dios nos habla de perdón, corrección, comunidad y oración. En el cuarto sermón del Evangelio de Mateo, Jesús nos habla a nosotros, a los que hemos decidido apostar por la comunidad, a quienes valoramos la vida en común y soñamos con un proyecto que incluya a todos. El texto que precede es el del pastor bueno que deja las 99 ovejas para ir tras la perdida, y ese aroma perfuma todo el discurso: no hay nadie lo suficientemente perdido que no merezca nuestra solicitud, nuestra cercanía y nuestro perdón. Desde esta perspectiva, se entiende entonces que una falta, un pecado cometido por uno, nos interpele a todos pero involucra, en primer lugar, a la víctima del pecado del hermano; ese está llamado a tomar la iniciativa para que quien lo dañó no se pierda. En estos días escuché muchos testimonios de quienes han salido al encuentro de personas que les habían dañado. Heridas terribles que pude contemplar en sus propios cuerpos; pérdidas irreparables que todavía se siguen llorando, sin embargo han salido, han dado el primer paso en un camino distinto a los ya recorridos. Porque Colombia hace décadas que a tientas busca la paz y, como enseña Jesús, no ha sido suficiente que dos partes se acercaran, dialogaran; ha sido necesario que se incorporaran muchos más actores a este diálogo reparador de los pecados. «Si no te escucha, busca una o dos personas más» (Mt 18,15), nos dice el Señor en el Evangelio. Hemos aprendido que estos caminos de pacificación, de primacía de la razón sobre la venganza, de delicada armonía entre la política y el derecho, no pueden obviar los procesos de la gente. No se alcanza con el diseño de marcos normativos y arreglos institucionales entre grupos políticos o económicos de buena voluntad. Jesús encuentra la solución al daño realizado en el encuentro personal entre las partes. Además, siempre es rico incorporar en nuestros procesos de paz la experiencia de sectores que, en muchas ocasiones, han sido invisibilizados, para que sean precisamente las comunidades quienes coloreen los procesos de memoria colectiva. «El autor principal, el sujeto histórico de este proceso, es la gente y su cultura, no es una clase, una fracción, un grupo, una élite. No necesitamos un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo. Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 239). Nosotros podemos hacer un gran aporte a este paso nuevo que quiere dar Colombia. Jesús nos señala que este camino de reinserción en la comunidad comienza con un diálogo de a dos. Nada podrá reemplazar ese encuentro reparador; ningún proceso colectivo nos exime del desafío de encontrarnos, de clarificar, perdonar. Las heridas hondas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes. Pero eso sólo nos deja en la puerta de las exigencias cristianas. A nosotros se nos exige generar «desde abajo» un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, respondemos con la cultura de la vida, del encuentro. Nos lo decía ya ese escritor tan de ustedes, tan de todos: «Este desastre cultural no se remedia ni con plomo ni con plata, sino con una educación para la paz, construida con amor sobre los escombros de un país enardecido donde nos levantamos temprano para seguirnos matándonos los unos a los otros... una legítima revolución de paz que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante casi dos siglos hemos usado para destruirnos y que reivindique y enaltezca el predominio de la imaginación» (Gabriel García Márquez, Mensaje sobre la paz, 1998). ¿Cuánto hemos accionado en favor del encuentro, de la paz? ¿Cuánto hemos omitido, permitiendo que la barbarie se hiciera carne en la vida de nuestro pueblo? Jesús nos manda a confrontarnos con esos modos de conducta, esos estilos de vida que dañan el cuerpo social, que destruyen la comunidad. ¡Cuántas veces se «normalizan» procesos de violencia, exclusión social, sin que nuestra voz se alce ni nuestras manos acusen proféticamente! Al lado de san Pedro Claver había millares de cristianos, consagrados muchos de ellos; sólo un puñado inició una corriente contracultural de encuentro. San Pedro supo restaurar la dignidad y la esperanza de centenares de millares de negros y de esclavos que llegaban en condiciones absolutamente inhumanas, llenos de pavor, con todas sus esperanzas perdidas. No poseía títulos académicos de renombre; más aún, se llegó a afirmar que era «mediocre» de ingenio, pero tuvo el «genio» de vivir cabalmente el Evangelio, de encontrarse con quienes otros consideraban sólo un deshecho. Siglos más tarde, la huella de este misionero y apóstol de la Compañía de Jesús fue seguida por santa María Bernarda Bütler, que dedicó su vida al servicio de pobres y marginados en esta misma ciudad de Cartagena.[1] En el encuentro entre nosotros redescubrimos nuestros derechos, recreamos la vida para que vuelva a ser auténticamente humana. «La casa común de todos los hombres debe continuar levantándose sobre una recta comprensión de la fraternidad universal y sobre el respeto de la sacralidad de cada vida humana, de cada hombre y cada mujer; de los pobres, de los ancianos, de los niños, de los enfermos, de los no nacidos, de los desocupados, de los abandonados, de los que se juzgan descartables porque no se los considera más que números de una u otra estadística. La casa común de todos los hombres debe también edificarse sobre la comprensión de una cierta sacralidad de la naturaleza creada» (Discurso a las Naciones Unidas, 25 septiembre 2015). También Jesús nos señala la posibilidad de que el otro se cierre, se niegue a cambiar, persista en su mal. No podemos negar que hay personas que persisten en pecados que hieren la convivencia y la comunidad: «Pienso en el drama lacerante de la droga, con la que algunos lucran despreciando las leyes morales y civiles. Este mal atenta directamente contra la dignidad de la persona humana y va rompiendo progresivamente la imagen que el creador ha plasmado en nosotros. Condeno con firmeza esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos. No se puede jugar con la vida de nuestro hermano, ni manipular su dignidad. Hago un llamado para que se busquen los modos para terminar con el narcotráfico que lo único que hace es sembrar muerte por doquier, truncando tantas esperanzas y destruyendo tantas familias. Pienso también en otros dramas como en la devastación de los recursos naturales y en la contaminación; en la tragedia de la explotación laboral; pienso en el blanqueo ilícito de dinero así como en la especulación financiera, que a menudo asume rasgos perjudiciales y demoledores para enteros sistemas económicos y sociales, exponiendo a la pobreza a millones de hombres y mujeres; pienso en la prostitución que cada día cosecha víctimas inocentes, sobre todo entre los más jóvenes, robándoles el futuro; pienso en la abominable trata de seres humanos, en los delitos y abusos contra los menores, en la esclavitud que todavía difunde su horror en muchas partes del mundo, en la tragedia frecuentemente desatendida de los emigrantes con los que se especula indignamente en la ilegalidad» (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2014, 8), e incluso en una «aséptica legalidad» pacifista que no tiene en cuenta la carne del hermano, la carne de Cristo. También para esto debemos estar preparados, y sólidamente asentados en principios de justicia que en nada disminuyen la caridad. No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella. A este respecto, recordamos a todos aquellos que, con valentía y de forma incansable, han trabajado y hasta han perdido la vida en la defensa y protección de los derechos de la persona humana y su dignidad. Como a ellos, la historia nos pide asumir un compromiso definitivo en defensa de los derechos humanos, aquí, en Cartagena de Indias, lugar que ustedes han elegido como sede nacional de su tutela. Finalmente Jesús nos pide que recemos juntos; que nuestra oración sea sinfónica, con matices personales, distintas acentuaciones, pero que alce de modo conjunto un mismo clamor. Estoy seguro de que hoy rezamos juntos por el rescate de aquellos que estuvieron errados y no por su destrucción, por la justicia y no la venganza, por la reparación en la verdad y no el olvido. Rezamos para cumplir con el lema de esta visita: «¡Demos el primer paso!», y que este primer paso sea en una dirección común. «Dar el primer paso» es, sobre todo, salir al encuentro de los demás con Cristo, el Señor. Y Él nos pide siempre dar un paso decidido y seguro hacia los hermanos, renunciando a la pretensión de ser perdonados sin perdonar, de ser amados sin amar. Si Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en esta dirección, que es aquella del bien común, de la equidad, de la justicia, del respeto de la naturaleza humana y de sus exigencias. Sólo si ayudamos a desatar los nudos de la violencia, desenredaremos la compleja madeja de los desencuentros: se nos pide dar el paso del encuentro con los hermanos, atrevernos a una corrección que no quiere expulsar sino integrar; se nos pide ser caritativamente firmes en aquello que no es negociable; en definitiva, la exigencia es construir la paz, «hablando no con la lengua sino con manos y obras» (san Pedro Claver), y levantar juntos los ojos al cielo: Él es capaz de desatar aquello que para nosotros pareciera imposible, Él ha prometido acompañarnos hasta el fin de los tiempos, Él no dejará estéril tanto esfuerzo. También ella tuvo la inteligencia de la caridad y supo encontrar a Dios en el prójimo; ninguno de los dos se paralizó ante la injusticia y la dificultad. Porque «ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible. Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso» (Exhort. Ap. Evangelii gaudium, 227). (from Vatican Radio)...

Fuerte llamamiento del Papa desde el Santuario de San Pedro Claver en Colombia

Dom, 10/09/2017 - 20:53
(RV).- “Para que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo en Colombia” , fue el llamamiento que hizo el Papa Francisco a la hora del Ángelus desde el Santuario de San Pedro Claver en Cartagena de Indias en su penúltimo día de visita al país colombiano. Una crisis que “afecta a todos” aseveró, “especialmente a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad”. Y no se olvidó de la querida Venezuela . El Papa Francisco aseguró su oración “por cada uno de los países de Latinoamérica”, y de manera especial también lo hizo “por la vecina Venezuela”. Antes de rezar la oración mariana, Francisco, pensando en “María”, y contemplándola “bajo la advocación de Nuestra Señora de Chiquinquirá ” explicó la historia de su imagen : “Como saben, durante un periodo largo de tiempo esta imagen estuvo abandonada” dijo Francisco, y continuó explicando que “era tratada como un trozo de saco viejo, usándola sin ningún respeto”. Fue entonces cuando una mujer sencilla, la primera devota de la Virgen de Chiquinquirá, que según la tradición se llamaba María Ramos , “vio en esa tela algo diferente” afirmó. Esta mujer colocó la imagen en un lugar destacado, “devolviéndole su dignidad perdida” haciéndose paradigma “de todos aquellos que buscan recuperar la dignidad del hermano caído por el dolor de las heridas de la vida”. El Santo Padre también recordó a San Pedro Claver “el «esclavo de los negros para siempre»”, como se hizo llamar desde el día de su profesión solemne. Narrando ante los fieles presentes la vida y misión de Pedro Claver, explicó que “él esperaba las naves que llegaban desde África al principal mercado de esclavos del Nuevo Mundo”, a quienes muchas veces atendía solamente “con gestos evangelizadores” , por la imposibilidad de comunicarse debido al idioma. Y es que Pedro Claver sabía que el lenguaje de la caridad y de la misericordia “era comprendido por todos”. Francisco finalizó su discurso diciendo que “todavía hoy, en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos ” y es por ello que María de Chiquinquirá y Pedro Claver nos invitan a “ trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos , en especial por los pobres y descartados de la sociedad”. Palabras del Papa Francisco durante el rezo del Ángelus en el Santuario de San Pedro Claver (Colombia) Queridos hermanos y hermanas: Poco antes de entrar en esta iglesia donde se conservan las reliquias de san Pedro Claver, he bendecido las primeras piedras de dos instituciones destinadas a atender a personas con grave necesidad y visité la casa de la señora Lorenza, donde acoge cada día a muchos hermanos y hermanas nuestras para darles alimento y cariño. Estos encuentros me han hecho mucho bien porque allí se puede comprobar cómo el amor de Dios se hace concreto, se hace cotidiano. Todos juntos rezaremos el Ángelus, recordando la encarnación del Verbo. Y pensamos en María, que concibió a Jesús y lo trajo al mundo. La contemplamos esta mañana bajo la advocación de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Como saben, durante un periodo largo de tiempo esta imagen estuvo abandonada, perdió el color y estaba rota y agujereada. Era tratada como un trozo de saco viejo, usándola sin ningún respeto hasta que acabaron desechándola. Fue entonces cuando una mujer sencilla, la primera devota de la Virgen de Chiquinquirá, que según la tradición se llamaba María Ramos, vio en esa tela algo diferente. Tuvo el valor y la fe de colocar esa imagen borrosa y rajada en un lugar destacado, devolviéndole su dignidad perdida. Supo encontrar y honrar a María, que sostenía a su Hijo en sus brazos, precisamente en lo que para los demás era despreciable e inútil. De ese modo, se hizo paradigma de todos aquellos que, de diversas maneras, buscan recuperar la dignidad del hermano caído por el dolor de las heridas de la vida, de aquellos que no se conforman y trabajan por construirles una habitación digna, por atender sus necesidades perentorias y, sobre todo, rezan con perseverancia para que puedan recuperar el esplendor de hijos de Dios que les ha sido arrebatado. El Señor nos enseña a través del ejemplo de los humildes y de los que no cuentan. Si a María Ramos, una mujer sencilla, le concedió la gracia de acoger la imagen de la Virgen en la pobreza de esa tela rota, a Isabel, una mujer indígena, y a su hijo Miguel, les dio la capacidad de ser los primeros en ver trasformada y renovada esa tela de la Virgen. Ellos fueron los primeros en mirar con ojos sencillos ese trozo de paño totalmente nuevo y ver en éste el resplandor de la luz divina, que transforma y hace nuevas todas las cosas. Son los pobres, los humildes, los que contemplan la presencia de Dios, a quienes se revela el misterio del amor de Dios con mayor nitidez. Ellos, pobres y sencillos, fueron los primeros en ver a la Virgen de Chinquinquirá y se convirtieron en sus misioneros, anunciadores de la belleza y santidad de la Virgen. Y en esta iglesia le rezaremos a María, que se llamó a sí misma «la esclava del Señor», y a san Pedro Claver, el «esclavo de los negros para siempre», como se hizo llamar desde el día de su profesión solemne. Él esperaba las naves que llegaban desde África al principal mercado de esclavos del Nuevo Mundo. Muchas veces los atendía solamente con gestos evangelizadores, por la imposibilidad de comunicarse, por la diversidad de los idiomas. Sin embargo, Pedro Claver sabía que el lenguaje de la caridad y de la misericordia era comprendido por todos. De hecho, la caridad ayuda a comprender la verdad y la verdad reclama gestos de caridad. Cuando sentía repugnancia hacia ellos, besaba sus llagas. Austero y caritativo hasta el heroísmo, después de haber confortado la soledad de centenares de miles de personas, transcurrió los últimos cuatro años de su vida enfermo y en su celda, en un espantoso estado de abandono. Efectivamente, san Pedro Claver ha testimoniado en modo formidable la responsabilidad y el interés que cada uno de nosotros debe tener por sus hermanos. Este santo fue, por lo demás, acusado injustamente de ser indiscreto por su celo y debió enfrentar duras críticas y una pertinaz oposición por parte de quienes temían que su ministerio socavase el lucrativo comercio de los esclavos. Todavía hoy, en Colombia y en el mundo, millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura, se hacen a la mar o emprenden el camino porque lo han perdido todo, empezando por su dignidad y por sus propios derechos. María de Chiquinquirá y Pedro Claver nos invitan a trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos, en especial por los pobres y descartados de la sociedad, por aquellos que son abandonados, por los emigrantes, por los que sufren la violencia y la trata. Todos ellos tienen su dignidad y son imagen viva de Dios. Todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y a todos nosotros, la Virgen nos sostiene en sus brazos como a hijos queridos. Dirijamos ahora nuestra oración a la Virgen Madre, para que nos haga descubrir en cada uno de los hombres y mujeres de nuestro tiempo el rostro de Dios.   Palabras del Papa Francisco después el rezo del Ángelus en el Santuario de San Pedro Claver (Colombia) Queridos hermanos y hermanas: Desde este lugar, quiero asegurar mi oración por cada uno de los países de Latinoamérica, y de manera especial por la vecina Venezuela. Expreso mi cercanía a cada uno de los hijos e hijas de esa amada nación, como también a los que han encontrado en esta tierra colombiana un lugar de acogida. Desde esta ciudad, sede de los derechos humanos, hago un llamamiento para que se rechace todo tipo de violencia en la vida política y se encuentre una solución a la grave crisis que se está viviendo y afecta a todos, especialmente a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad. Que la Virgen Santísima interceda por todas las necesidades del mundo y de cada uno de sus hijos. Saludo a todos los presentes, venidos de diferentes lugares, como también a los que siguen esta visita por la radio y la televisión. A todos os deseo un feliz domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. (Mireia Bonilla para RV) (from Vatican Radio)...

Cartagena, Padre Elkin Acevedo de San Francisco: "Queremos transmitir al Santo Padre que somos una Iglesia en salida "

Dom, 10/09/2017 - 20:23
(RV).- "En medio de nuestras múltiples necesidades queremos transmitirle al Santo Padre el mensaje de que somos una diócesis en salida, una Iglesia misionera, y al mismo tiempo somos una Iglesia pobre pero también al servicio de los pobres". El padre Elkin Mauricio Acevedo, párroco de la Iglesia San Francisco de Asís en el barrio que lleva el mismo nombre, y Director del Secretariado de la Pastoral Social de Cartagena (SEPAS), se refiere al mensaje que la comunidad de San Francisco, de cerca ocho mil personas, en su mayoría afrodescendientes, quiere dar al Papa Francisco. Se trata del primer encuentro cercano del Santo Padre con el rostro sufriente de Cartagena, que tiene en la Plaza san Francisco de Asís, en donde la comunidad se ha convocado para acoger al Sucesor de Pedro. "Queremos mostrar ese rostro misericordioso de Dios Padre que contenta nuestra comunidad en medio de todas las carencias que tenemos que afrontar, debido a las dinámicas propias de una comunidad como la nuestra" explica el padre Elkin, "pero también queremos que el Santo Padre comunique a nosotros un mensaje de fortaleza, de esperanza, y que con su bendición apostólica nos conceda también la gracia y la oportunidad de seguir construyendo una sociedad más humana y justa, no sólo en el barrio de San Francisco sino en toda Colombia. El contexto de la visita al Barrio de san Francisco ¿Cuáles son las primeras dificultades que se encuentran? El barrio de San Francisco y todas las comunidades circunvecinas, teniendo en cuenta que Cartagena es la segunda ciudad más desigual del país, afronta dificultades en relación al acceso a los servicios de educación, en relación a la venta y el consumo de sustancias alucinógenas, al narcotráfico, la trata de personas, la violencia intrafamiliar, la inseguridad. Dinámicas todas que son generadas por las dificultades sociales que acontecen. En medio de esta realidad, la Iglesia evangelizadora se esfuerza por transformar esa realidad y para tratar de construir una sociedad más humana y justa en nuestro entorno particular. ¿En qué modo se ha preparado la comunidad para la visita del Santo padre al barrio? Desde que se conoció la noticia de que el Santo padre venía visitar esta comunidad hemos hecho un itinerario comprometido para conocer la vida del Santo Padre, y haciendo un esfuerzo enorme por preparar, de una manera simbólica, el encuentro de la comunidad con él. También hemos preparado con toda la iglesia un himno con el que esperamos recibirlo al momento de su arribo aquí en Cartagena, y obviamente muchas demostraciones de cariño y aprecio. Y sobre todo nos hemos preparado espiritualmente en oración, en vigilias, un camino espiritual para recibir con los brazos abiertos no solamente al Santo Padre sino a aquel a quien nos trae el Santo Padre Francisco que es Jesucristo. Hemos preparado la comunidad haciéndole entender que el Santo Padre es un emisario del Evangelio y la presencia de vida de Jesucristo en medio de nosotros y que en la persona del Santo padre queremos recibir a Jesucristo en cada una de nuestras vidas. Talita Qum y María Revive, los dos proyectos que bendecirá el Papa El Papa Francisco Santo conocerá allí dos proyectos sociales y bendecirá las piedras de dos obras que están lideradas por la arquidiócesis de Cartagena. ¿Qué trabajo se realiza en estas estructuras? Las dos obras hacen parte del trabajo social de la archidiócesis de Cartagena y están dirigidas por el secretariado de pastoral social de la arquidiócesis (SEPAS). Talita Qum es un programa que trabaja con 70 niñas en condición de vulnerabilidad y que busca establecer con ellas es un espacio de prevención, y generarles un espacio de protección, teniendo en cuenta que son parte de comunidades muy vulnerables y que están expuestas a temas que tienen que ver con violencia intrafamiliar, deserción escolar, trata de personas. Tratamos de generar un entorno protector, inspirados fundamentalmente en la dinámica del Evangelio. El programa se llama Talita Qum y está inspirado en el texto de Marcos 5, 42 "a te lo digo niña, levántate", en el cual la hija de Jairo muere, y el encuentro con el Maestro hace que la niña se levante. Está inspirado en esta dinámica y buscamos, con este ejercicio, tratar de que las niñas tengan un proyecto de vida sostenible y que sean autoras de su propio desarrollo interior integral, capaces de transformar también los entornos de las familias a las que pertenecen. La segunda obra que será bendecida por el Santo Padre que también es una experiencia que acompaña el Secretario de Pastoral Social de la Arquidiócesis, es un trabajo con habitantes de calle, pobres sin techo. La ciudad de Cartagena tiene aproximadamente unos 1000 habitantes que viven en las calles. De esos 1000 habitantes, nosotros estamos trabajando con 130 y con ellos realizamos un trabajo itinerante. Se reparten de lunes a viernes una ración de comida diaria, procuramos darles ropa digna y hacer un proceso en el cual puedan enlazar, en alguna manera, los vínculos familiares, también restituirles o hacer un puente para que se les reconozcan sus derechos y que puedan tener acceso a la salud, recuperar documentos de identidad y, sobre todo, hacerles sentir el calor la cercanía y el amor que les transmitimos cada uno de los equipos de Misioneros que trabajan en favor de este proyecto, haciéndoles sentir que ellos también son hijos de Dios, que ellos cuentan en una sociedad particularmente excluyente, y que para ellos sí hay una nueva oportunidad de vida. El flagelo del turismo sexual en Cartagena ¿Cuán arraigado es el problema del turismo sexual en Cartagena? Realmente el turismo sexual es un problema recurrente. Cartagena es la quinta ciudad del país en población y es la ventana turística del país hacia el exterior. Al ser una ciudad turística, que además tiene cuatro terminales marítimas, hace que los extranjeros en Cartagena sean permanentes, y, desafortunadamente, muchas de las personas, extranjeros y personas del país que vienen a visitar la ciudad, vienen en busca del turismo sexual y hay muchas, muchas personas, sobre todo adolescentes y jóvenes, que desafortunadamente se dedican a este tipo de prácticas, a causa de la pobreza y de la desigualdad social. También es cierto que en este momento con la crisis que está enfrentando el vecino país de Venezuela hemos sido testigos del número creciente de inmigrantes de venezolanos que desafortunadamente también se dedican al tema de negocios ilícitos, y otro tanto, sobre todo mujeres, que se ven obligadas a recurrir con este tipo de prácticas que en nada contribuyen al respeto de su dignidad humana. ¿Hay forma de detener este tipo de turismo? A nivel de gobierno local se han hecho enormes esfuerzos para tratar de superar este tipo de dificultades. Se trata de establecer un código de protección al menor. Sin embargo muchas actividades son clandestinas y, en algunos casos, las personas que se dedican a este tipo de prácticas son inducidas por sus núcleos familiares, entonces, eso hace que sea difícil controlar la situación. El gobierno local, y por supuesto la Iglesia, han hecho enormes esfuerzos para que este tipo de situaciones pueda ser superadas. Algunas comunidades religiosas como las hermanas del Buen Pastor se dedican a trabajar con mujeres en contexto de prostitución y hemos tenido algunos avances. Sin embargo, el fenómeno está controlado por algunos grupos particularmente poderosos y a veces se hace difícil que efectivamente se pueda superar del todo este flagelo en una ciudad turística como Cartagena. (from Vatican Radio)...

El Papa bendice la primera piedra de las casas para los sin techo y encuentra a la comunidad afroamericana de San Pedro Claver

Dom, 10/09/2017 - 19:58
Este 10 de septiembre, durante su última jornada en Colombia , el  Papa Francisco se despidió muy temprano de la Nunciatura Apostólica de Bogotá para dirigirse a Cartagena , la cuarta ciudad de su recorrido en tierra colombiana. El avión que llevaba al Pontífice recorrió 653 km para aterrizar, en el aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena, una hora y media después. Allí, el Pontífice fue recibido por el Arzobispo de la ciudad, Mons. Jorge Enrique Jiménez Carbajal, el gobernador, el alcalde y algunas Autoridades Militares. Antes de subir al automóvil que lo llevó hacia la Plaza de San Francisco , el Santo Padre se detuvo en el hangar donde unos 300 jóvenes representaron una coreografía inspirada a los temas de la dignidad de la persona y del valor de la radicalización de la cultura local. Llegado a la plaza San Francisco de Asís, que forma parte del complejo del Convento del mismo nombre construido en 1560, el Obispo de Roma bendijo la primera piedra de las casas para los sin techo y de la obra “Talitha Qum”, la Red Internacional de la Vida Consagrada contra la trata de personas. Después de visitar una casa de la Obra, la etapa sucesiva en el recorrido del Papa será la visita a la Casa Santuario de San Pedro Claver , cuya memoria litúrgica se celebró ayer, 9 de septiembre. La Iglesia y el monasterio dedicados al Santo jesuita,  apóstol entre los negros deportados, pertenece a la Compañía de Jesús. La Iglesia, además de su relevancia histórica y religiosa, es considerada una de las joyas arquitectónicas más representativas de la ciudad colonial. Allí, ante la Iglesia donde el Santo “defensor de los esclavos afroamericanos” transcurrió sus últimos años de vida y que hoy es meta de peregrinaciones, el Papa Francisco rezará el Ángelus a la Madre de Dios y se detendrá en oración ante las reliquias del “santo esclavo de los negros”, acompañado por el calor y el afecto de unas 300 personas pertenecientes a la comunidad afroamericana, asistida por los padres jesuitas.   (MCM– RV)   (from Vatican Radio)...

La visita del Papa es una bendición de paz y esperanza

Dom, 10/09/2017 - 19:32
Anhelamos con alegría el mensaje esperanzador del Papa Francisco, que nos impulsa a la reconciliación con Dios, con nosotros mismos y con los demás (RV).- Poco antes de la llegada del Papa Francisco a la ciudad colombiana de Cartagena de Indias y de la bendición de la primera piedra de la sede de la obra «María Revive», para personas sintecho, y de la primera piedra de la sede principal del Programa Talitha Kum, para niñas en situación de riesgo, nuestra enviada especial Griselda Mutual entrevistó a sor Blanca Nubia López, de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, y directora de la obra que se dedica a ayudar a las menores salvándolas de la trata de personas. (CdM - RV) (from Vatican Radio)...

"Ojalá los colombianos abramos los oídos y lo escuchemos"

Dom, 10/09/2017 - 15:03
De nuestra enviada especial a Colombia, Griselda Mutual (RV).- Entre los periodistas que acompañan en el vuelo papal a Francisco en su Viaje Apostólico a Colombia, el 20º a nivel internacional y el 5º en un país latinoamericano, se encuentra Néstor Pongutá, vaticanista colombiano, quien ha publicado el pasado 5 de agosto un libro en el que habla de la intervención de la Santa Sede y en particular del impulso dado por el Papa Francisco para promover las tratativas de paz con las FARC. “El Papa Francisco quiso estar exclusivamente en Colombia cuatro días porque sabe lo delicado y lo importante que es que se afiance la paz en Colombia para todo el continente americano”. Además “lo que suceda en Colombia tendrá influencia en Venezuela”, porque Colombia “es el país que más vive y padece su situación”. Además “el Papa sabe que no es sólo la firma con las FARC y el ELN, sino que es necesario ayudar el proceso de despolarización”. Son éstas las primeras líneas que lee el vaticanista colombiano en el viaje del Pontífice a su país. Él no va en favor del gobierno ni de la oposición, sino que va como un pastor a llevar la paz - añade -  y reitera lo que venimos escuchando desde el momento del anuncio del viaje del Santo Padre a Colombia: “él llega como peregrino de paz”, “nos dice: ‘demos el primer paso’, y lo dice en plural”. “Ojalá los colombianos abramos los oídos y lo escuchemos”. Acerca de la tregua que ha sido anunciada por el gobierno de Santos exactamente dos días antes de la llegada del Pontífice al país latinoamericano, con el Ejército de Liberación Nacional, que inicia el próximo 1 de octubre por 102 días consecutivos, con posibilidad de prórroga, Pongutá señala, en primer lugar, que “la retórica ha cansado a los venezolanos”, recuerda la ascendencia católica del ELN, que ha tenido en sus filas a tres sacerdotes colombianos y a Camilo Torres, y al reiterar que “lo que quiere Colombia es que no haya más secuestros, atentados a sus estructuras”, asegura que “la visita del Papa Francisco es para ellos una oportunidad de demostrar su verdadera voluntad de reconciliación”. Venezuela que fuera el segundo socio comercial de Colombia hasta hace pocos años, recibe una influencia directa en el caso de la consolidación de la paz en Colombia, porque afortunadamente “la paz es contagiosa”, y en ese sentido, Colombia, “de ser un foco de conflicto  pasa a ser un foco de reconciliación”.   (from Vatican Radio)...

Páginas

Evangelio del día

Es muy cierta esta afirmación: "El que aspira a presidir la comunidad, desea ejercer una noble función". Por eso, el que preside debe ser un hombre irreprochable, que se haya casado una sola vez, sobrio, equilibrado, ordenado, hospitalario y apto para la enseñanza. Que no sea afecto a la bebida ni pendenciero, sino indulgente, enemigo de las querellas y desinteresado. Que sepa gobernar su propia casa y mantener a sus hijos en la obediencia con toda dignidad. Porque si no sabe gobernar su... Leer más...

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Lima-Limón Creativos, diseño y desarrollo Web en Málaga