Parroquia Ntra. Sra. de la O

Chipiona (Cádiz)

Virgen de Regla del Pinar

HISTORIA DE LA CREACIÓN DE LA CAPILLA-ESCUELA DE LAS CRUCES, ROMERÍA  Y HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE REGLA DEL PINAR

Fuente: Juan Luis Naval Molero (Cronista de la Villa)

Padre Juarez

Cuando llegan a Chipiona  en 1882 los padres franciscanos, se instalan en Regla y comienzan su labor misionera de educar y preparar a los futuros sacerdotes misioneros para Marruecos y Tierra Santa.

En 1.942,  uno de sus más ilustres componentes, Fray Baldomero González, solicita al  Ayuntamiento de Chipiona un terreno en el campo, su objetivo:
Construir una escuela donde dar clases a los niños de los pagos de Majadales, Coto, Torre Breva, La Ballena, Peña del Águila, Jaral y los Toriles.
Solicitud que le fue denegada por entender el Ayuntamiento que estos terrenos pertenecían al Estado.

Pero es el Padre Juárez quien de nuevo, a finales de los años cuarenta, se plantea la necesidad de hacer realidad esta labor misionera en el campo de Chipiona.

Con el Padre Juárez al frente, la comunidad franciscana realiza una gran labor en el campo de Chipiona. La labor social y educativa que siempre caracterizó a esta congregación desde sus principios en Chipiona.

Una vez concretada con la familia caballero la cesión de un lugar en su finca de las Cruces, para la construcción de una Capilla-Escuela donde impartir clases a estos niños y jóvenes del campo, el padre Juárez solicita ayuda al Ayuntamiento en dos cartas dirigidas al Alcalde solicitándole ayuda.

ORÍGENES DE LA FIESTA.

La actual "Fiesta del Pinar" tiene su origen a raíz del año 1948 fecha en la que se inauguró la Capilla-Escuela con la presencia de una Virgen de Regla propiedad de Dª Encarnación Redondo.
Desde el siguiente año 1949, en torno a la Escuela Rural del Pinar, de la Fundación Luis Caballero, se le rendía culto a una imagen, propiedad de esta misma Fundación.

En esta época y bajo la dirección de D. Luis Caballero, ex alcalde de Chipiona se organizaban unas fiestas camperas, en las que participaban sobre todo eso, personas del campo que vivían en las cercanías y alrededores del Pinar.

Esta fiesta se organizaba durante el mes de septiembre para conmemorar el final de la campaña del campo, antes de comenzar el nuevo curso escolar en la Capilla-Escuela que estaba dedicada a impartir clases a las <<gentes del campo>>, de cualquier edad. En ella se oficiaba misa todos los domingos, en un principio, por la mañana, después de una Misa solemne, se inauguraba en presencia de las autoridades y fundadores, el nuevo curso escolar.

Entonces, la escuela contaba con unos sesenta alumnos, de asistencia diaria en una clase mixta y con otros tantos en la alterna nocturna de jóvenes a partir del curso 1951-52 que se instaló la luz eléctrica que tan necesaria era para ello, pues hasta entonces se iluminaba la Escuela con métodos arcaicos y primitivos.

CREACIÓN DE LA HERMANDAD

A partir de aquí, un grupo de alumnos pertenecientes a las clases nocturnas, entre ellos Antonio Solís González, Rafael Lorenzo Domínguez, Manuel Mellado Rey, Fernando Benítez García, José Castro Carrera y José Cruces Rivero, animados por el entonces director espiritual de la capilla, Padre Emilio Mª Alonso del Prado, se propusieron de crear una hermandad a principios del año 1.961.
A este grupo se les uniría días antes de la primera romería, Manuel Marchena Query como delegado de festejos.

Corrían los primeros años sesenta del pasado siglo cuando se creó la primera hermandad, en ella formaban parte prioritariamente personas del campo.
Al año siguiente, a primeros de marzo de 1962, se conseguía la aprobación canónica por el Obispo de Sevilla, D. José Mª Bueno Monreal.

Y es a raíz de la constitución de la hermandad, cuando se decide realizar una romería, llevando la Virgen al pueblo para luego regresar andando en procesión hasta su Capilla.

En los primeros años, esta romería  no salía del Santuario de Regla, como se hace hoy en día, sino de la Parroquia Ntra. Sra. de la O, entonces regida por Ángel Romero Castellano que visitaría el Pinar con Monseñor Cirarda, realizándose un recorrido diferente al actual.
La imagen salía desde la Parroquia, pasaba por la Calle Tolosa Latour hasta la Calle del Castillo, buscando la Plaza de Abastos, o Isaac Peral, para seguir por Miguel de Cervantes, Avda Ejercito y Carretera de Rota, hasta llegar al Pinar. 

Tras varios problemas habidos con la familia Caballero, y los numerosos inconvenientes que se objetaban para seguir sacando la Imagen de la Virgen, se dejó de celebrar la fiesta en la Capilla-Escuela en la finca de las Cruces.

Entonces, el Ayuntamiento de Chipiona, dado que la Hermandad no disponía de ningún local adecuado donde poder atender sus servicios religiosos, culturales y sociales, cedió a la Hermandad, el Aula Escolar del Pinar de la Villa, donde permaneció al culto y exposición una nueva imagen durante algunos años, hasta la construcción de la actual Ermita, celebrándose allí la romería durante tres años, hasta que el 9 de noviembre de 1980 se construyó la actual Capilla.
 
Por iniciativa de D. Antonio Rodríguez Caballero, la Hermandad solicita del Ayuntamiento la concesión de unos terrenos, donde poder llevar a cabo la construcción de una Capilla, en los pinares propios del municipio, denominados Peritanda.

Esta petición fue atendida y el Ayuntamiento en Pleno en sesión Ordinaria del día 25 de abril de 1978, concede autorización para la construcción de la Capilla. Diez años más tarde, en 1.990,
se terminó la "Casa Hermandad" adjunta a ella.
Del mismo modo, como la primitiva Imagen que se sacaba,
era propiedad de la familia Caballero, en 1.977 la hermandad logró una Imagen propia, obra de un franciscano de Regla llamado fray Francisco Fernández, que posteriormente pasaría a las misiones franciscanas del Perú.

La fecha de celebración de la romería también ha sufrido cambios, mientras en un principio se realizaba a finales del mes de septiembre, una vez acabada las labores de la vendimia, desde hace ya bastantes años (1971), se viene celebrando el primer domingo de junio, debido principalmente, a que las lluvias que se producían durante el mes de septiembre, obligaban a suspenderla al domingo más próximo en bastantes ocasiones.

Tras más de medio siglo de existencia, el auge por esta fiesta entre los chipioneros  ha hecho que hoy en día, la hermandad y la fiesta no se parezcan demasiado en su estructura a la que fue en sus orígenes; la procedencia de sus componentes, que inicialmente eran gente del campo, hoy son en gran cantidad hermanos del pueblo.

Es una fiesta en constante evolución, de cambios continuos, en lo referente a fiesta en sí, como en lo concerniente a la hermandad.  Evidentemente las necesidades culturales, sociales y económicas de hoy, son distintas a las existentes en un principio.

La fiesta que comenzó siendo sólo el Domingo recogiéndose la gente temprano por la falta de luz, hoy son como mínimo tres días, comienza con el traslado de la Virgen el jueves desde Peritanda al Santuario de Regla.
Primero se realizaba en la furgoneta del Padre Pino, después, por el camino a hombros sorprendiendo a propios y extraños, por la cantidad de asistentes a este acto.

Los responsables de que esta fiesta de Chipiona haya tenido este éxito, en ascenso continuo,  desde su creación, han sido junto con sus respectivas Juntas de Gobiernos, los hermanos mayores de esta Hermandad:

Antonio Solís González.
Francisco de la Rosa Sánchez.
Cayetano Bernal Ruiz.
Luis Mellado Martín.
Lucas Pereira del Moral.
Joaquín Rivera Camacho.
Antonio Dorantes Piñero,
Juan Carlos Claver Egler, y
Antonio Solís Herrera.

Y los sacerdotes que han desempeñado el cargo de directores espirituales:
Francisco Juárez.
Francisco Peñuela Jiménez.
Emilio Mª Alonso del Prado.
Francisco Candón Pérez.
José Caballero Puyana.
Ángel Angulo.
Santiago Rincón,y
Pedro Pino Cámara.              
Fray Pedro Pino Cámara

Evangelio del día

Cuando un silencio apacible envolvía todas las cosas, y la noche había llegado a la mitad de su rápida carrera, tu Palabra omnipotente se lanzó desde el cielo, desde el trono real, como un guerrero implacable, en medio del país condenado al exterminio. Empuñando como una espada afilada tu decreto irrevocable, se detuvo y sembró la muerte por todas partes: a la vez que tocaba el cielo, avanzaba sobre la tierra. Porque la creación entera, obedeciendo a tus órdenes, adquiría nuevas formas en su... Leer más...

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Lima-Limón Creativos, diseño y desarrollo Web en Málaga