Parroquia Ntra. Sra. de la O

Chipiona (Cádiz)

Noticias Santa Sede

Subscribe to canal de noticias Noticias Santa Sede
Actualizado: hace 15 mins 43 segs

El Video del Papa, intención de oración de diciembre: “Por los ancianos”

Lun, 04/12/2017 - 15:35
De Renato Martinez, SpC La Red Mundial de Oración del Papa publicó “El Video del Papa” con la intención de oración del Santo Padre para el mes de diciembre, en el que invita a orar a todos juntos, “por los ancianos”. “Tengamos presentes a nuestros ancianos – señala el Papa – para que sostenidos por las familias e instituciones, colaboren con su sabiduría y experiencia a la educación de las nuevas generaciones”. Además, en el video, el Obispo de Roma recuerda que, “a ellos se les ha confiado transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo”. Sin olvidar, advierte el Santo Padre que, “un pueblo que no cuida a los abuelos y no los trata bien es un pueblo que ¡no tiene futuro!”. Escuchemos el comentario del Papa Francisco a la intención de oración para este mes de diciembre de 2017: Intención de oración de diciembre: Por los ancianos “Un pueblo que no cuida a los abuelos y no los trata bien es un pueblo que ¡no tiene futuro! Los ancianos tienen la sabiduría. A ellos se les ha confiado transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo. Tengamos presentes a nuestros ancianos, para que sostenidos por las familias e instituciones, colaboren con su sabiduría y experiencia a la educación de las nuevas generaciones”. (from Vatican Radio)...

Mensaje del Papa para la 55 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Lun, 04/12/2017 - 15:35
«Escuchar, discernir, vivir la llamada del Señor» . Es el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que se celebra cada año el IV Domingo de Pascua, el Domingo del Buen Pastor, y que en 2018 es el 22 de abril. El Obispo de Roma empieza su Mensaje recordando la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos , que tendrá lugar también en 2018, dedicada a los jóvenes, en particular a la relación entre los jóvenes, la fe y la vocación . El Papa señala que «en dicha ocasión tendremos la oportunidad de profundizar sobre cómo la llamada a la alegría que Dios nos dirige es el centro de nuestra vida y cómo esto es el ‘proyecto de Dios para los hombres y mujeres de todo tiempo’» (Sínodo de los Obispos, XV Asamblea General Ordinaria, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, introducción). « Ésta es la buena noticia, que la 55ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones nos anuncia nuevamente con fuerza : no vivimos inmersos en la casualidad, ni somos arrastrados por una serie de acontecimientos desordenados, sino que nuestra vida y nuestra presencia en el mundo son fruto de una vocación divina», para que seamos instrumentos de salvación en el mundo. Pues « también en estos tiempos inquietos en que vivimos, el misterio de la Encarnación nos recuerda que Dios siempre nos sale al encuentro y es el Dios-con-nosotros»… « El «hoy» proclamado por Jesús nos da la seguridad de que Dios, en efecto, sigue «bajando» para salvar a esta humanidad nuestra y hacernos partícipes de su misión», reitera del Santo Padre. En cada una de las tres actitudes: escuchar, discernir y vivir, el Mensaje pontificio evoca el comienzo de la misión de Jesús, alentando a seguir sus huellas . Con la actitud de la escucha, cada vez más difícil hoy, en una sociedad ruidosa, de confusión interior el Papa subraya la importancia también de la del silencio, de escuchar y leer la Palabra, de la contemplación: «como sabemos, el Reino de Dios llega sin hacer ruido y sin llamar la atención (cf Lc 17,21) En lo que respecta al discernimiento espiritual, el Santo Padre recuerda asimismo que la vocación cristiana siempre tiene una dimensión profética y asegura que « también hoy tenemos mucha necesidad del discernimiento y de la profecía; de superar las tentaciones de la ideología y del fatalismo y descubrir, en la relación con el Señor, los lugares, los instrumentos y las situaciones a través de las cuales Él nos llama . Todo cristiano debería desarrollar la capacidad de «leer desde dentro» la vida e intuir hacia dónde y qué es lo que el Señor le pide para ser continuador de su misión». « ¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es para el presente!», es la exclamación del Papa  en su Mensaje, destacando la importancia de la actitud de vivir: «cada uno de nosotros está llamado —a la vida laical, en el matrimonio; a la sacerdotal, en el ministerio ordenado, o a la de especial consagración— a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora» . El Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2018, está fechado el 3 de diciembre de 2017, Primer Domingo de Aviento (CdM) Escucha y descarga del información   (from Vatican Radio)...

Francisco a los periodistas del avión: "He llorado con los Rohingya"

Dom, 03/12/2017 - 16:24
De Alessandro De Carolis  (traducción Mireia Bonilla) “Un viaje es exitoso cuando logro encontrar al pueblo” . Es la certeza, y además bien sabida, con la que el Papa Francisco concluye la Conferencia de Prensa del vuelo de regreso de Bangladés, iniciada media hora después del despegue del aeropuerto de Daca. Una intimidad que Francesco eligió personalmente para sellar los 58 minutos pasados con los periodistas, durante los cuales afrontó entre otros temas, el drama humanitario de la etnia Rohingya, el tema del desarme nuclear, así como la posibilidad – por el momento remota pero deseada – de un viaje a China. “A mí un viaje me hace bien cuando logro encontrarme con el pueblo de los países, el pueblo de Dios. Cuando puedo hablar, encontrarlos o saludarlos, los encuentros con la gente… hemos hablado de los encuentros políticos […] pero la gente, el pueblo… El pueblo es precisamente lo profundo de un país. Cuando logro encontrar esto, soy feliz”. Que Francisco estuviera particularmente interesado en compartir los pensamientos sobre su 21 Viaje Apostólico Internacional, se entendió cuando tras pocos minutos solicita expresamente “preguntas sobre el viaje”, haciendo referencia, de un modo sereno, a esa costumbre de algunos medios de involucrar al lider de la Iglesia en temas espinosos de la actualidad casi “olvidando”  a las Iglesias apenas visitadas. Y de hecho, la primera pregunta toca de inmediato el nervio de un tema - altamente esperado por los medios mundiales-, concerniente al pueblo Rohingya “la etnia más perseguida del mundo”. Los periodistas querían escuchar de la voz del Santo Padre que ha significado para él, ese momento inesperado e intenso del viernes pasado cuando, conmovido, abrazó a un grupo de prófugos bajo los ojos del mundo entero. Un gesto de humanidad, y un golpe de escena mediático, después de semanas en las que se debatía sobre el por qué el Papa había decidido de no pronunciar el nombre de esta etnia en ninguno de sus discursos oficiales pronunciados durante su viaje a Myanmar y Bangladés.  “A mí me interesaba que este mensaje llegase. Por eso me di cuenta que si en un discurso oficial hubiera dicho esa palabra (Rohingya), me hubiera dado “de frente contra la puerta”. Pero he descrito las situaciones – derechos, ningún excluido, ciudadanía – para consentirme en los coloquios privados de ir más allá. Yo me siento muy muy satisfecho de los coloquios que he podido tener porque, digamoslo así, no he tenido el placer de “darde frente contra la puerta” con una denuncia, sino que he tenido la satisfacción de dialogar, de hacer hablar a los otros, y de esta manera el mensaje ha llegado”. Francisco describe los momentos vividos sobre el palco, al final del encuentro interreligioso de Daca. Dice de haber llorado con los Rohingya, en lágrimas delante de él, e incluso de haberse “enojado” y haber pedido por ellos “respeto” a quienes intentaban echarles del palco con demasiada prisa. Narra sobre como la idea de la oración final que reunió a todos formando un semicírculo en el palco – una de las imágenes más potentes de este viaje – surgió en el momento, sugerida por tener cerca a los líderes de otras religiones, y poco después, confiesa que solicitó si también se podían unir  los Rohingya pero “no pudo ser posible por problemas de organización”. Una pregunta estimula al Papa Francisco sobre la figura de Aung San Suu Kyi, quien fue Premio Nobel por la lucha a favor de la Democracia en la antigua Birmania y actualmente se encuentra en el centro de juicios polémicos en calidad de Consejera de Estado y Ministra de Asuntos Externos. “En Myanmar es difícil evaluar una crítica sin preguntarse: ¿Ha sido posible hacer esto? O ¿cómo sería posible hacer esto? […] la situación política de Myanmar es la de una nación en crecimiento, políticamente en crecimiento. Es una nación en transición, tiene muchos valores culturales, históricos, pero políticamente está en transición. Por ello las posibilidades vienen valoradas inclusive en esta óptica”. Sobre la visita del general birmano, anticipada respecto al programa, Francisco confirma que lo ha recibido por petición suya y, una vez más, resurgiendo el problema de usar o no en esa ocasión el nombre “Rohingya”, enfatiza con intención: durante ese coloquio “no he negociado la verdad” y “he usado todas las palabras que quería decir”. Después se pasó a hablar de Bangladés y un periodista evidencia como el Papa ha estado más cercano a los Rohingya de muchas otras formaciones, algunas de tipo terroristico, que sin embargo – y el Papa estigmatiza – han buscado “ aprovecharse de la situación”. En lo que me respecta, responde claro y conciso “yo no busco hablar con esta gente, yo busco hablar con las víctimas”. Un periodista inglés pregunta qué ha cambiado hoy respecto a Juan Pablo II que en el 1982 definió la opción nuclear “moralmente inaceptable”, mientras que Francisco la ha recientemente condenado, en el marco de la crisis entre Corea del Norte y EE.UU. En la época en la que nos encontramos – aclara – ha cambiado la irracionalidad: “Hoy estamos al límite – de esto se puede discutir, pero es una opinión mía […] – estamos en el límite de la legalidad de tener y usar las armas nucleares, ¿por qué? Porque hoy con los arsenales nucleares tan sofisticados se arriesga con la destrucción de la humanidad o al menos de gran parte de la humanidad […] ¿Qué ha cambiado? Ésto: el crecimiento de los armamentos nucleares […] son sofisticados, también crueles […] estamos al límite”. Tras una pregunta planteada al Papa de manera crítica sobre el tema de la evangelización, que en algunos contextos puede crear “tensiones”, Francisco, citando a Benedicto XVI, explica que la Iglesia “no crece por proselitismo, sino por atracción”. La Rueda de Prensa toca el tema de los Viajes Apostólicos, esos que estaban en previsiones pero que luego fueron postergados como el viaje a India. El Papa admite que la enormidad del continente requiere un viaje específico y por el momento es sólo una idea, o quizás algo más: “El viaje a China no está en preparativos […] Me gustaría tanto visitar China, me gustaría, no es un secreto. Las negociaciones con China son de alto nivel cultural […] Después está el diálogo político, sobre todo para la Iglesia china sobre la cuestión de la Iglesia patriótica, clandestina, sobre la cual se debe ir paso a paso con delicadeza […] con paciencia. Pero las puertas del corazón están abiertas…” (from Vatican Radio)...

Primer domingo de Adviento. El Papa: Espera atenta y vigilante para recibir al Señor

Dom, 03/12/2017 - 13:28
De Griselda Mutual La espera vigilante y atenta fue el tema de la reflexión del Papa Francisco en el Primer domingo de Adviento, en que iniciamos a preparamos para el nacimiento de Cristo. En este primer período del año litúrgico, tras regresar en la noche anterior de su Viaje Apostólico a Myanmar y Bangladés, el Romano Pontífice no faltó a la cita dominical para iniciar con todos los fieles el camino del Adviento en espera de nuestro Salvador. Meditando sobre el Evangelio del día en el que Jesús advierte y exhorta a estar prevenidos para su llegada, «No sea - dice el Señor - que llegue de improviso y los encuentre dormidos», el Papa Francisco definió los requisitos que deben existir para que Dios irrumpa en nuestras vidas, y le restituya significado y valor con su presencia, a saber, ser personas “atentas y vigilantes”, tal como lo pide el mismo Salvador. “La persona que está atenta – dijo - es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad”; mientras que la persona vigilante “es aquella que acoge la invitación a velar, es decir, a no dejarse abrumar por el desánimo, la falta de esperanza, la decepción”. A continuación, la alocución del Papa antes del rezo del Ángelus Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy comenzamos el camino de Adviento, que culminará en la Navidad. El Adviento es el tiempo que se nos da para acoger al Señor que viene a nuestro encuentro, también para verificar nuestro deseo de Dios, para mirar hacia adelante y prepararnos para el regreso de Cristo. Él regresará a nosotros en la fiesta de Navidad, cuando conmemoraremos su venida histórica en la humildad de la condición humana; pero Él viene dentro de nosotros cada vez que estamos dispuestos a recibirlo, y vendrá de nuevo al final de los tiempos «para juzgar a los vivos y los muertos». Por eso debemos estar siempre prevenidos y esperar al Señor con la esperanza de encontrarlo. La liturgia de hoy nos introduce precisamente en el sugestivo tema de la vigilia y de la espera. En el Evangelio (Mc 13,33-37) Jesús exhorta a estar atentos y a velar, para estar listos para recibirlo en el momento del regreso. Nos dice: «Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo [...] para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo». (vv. 33-36). La persona que está atenta es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad, sino vive en modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás. Con esta actitud somos conscientes de las lágrimas y las necesidades del prójimo, y podemos captar también las capacidades y cualidades humanas y espirituales. La persona atenta se dirige luego también al mundo, tratando de contrarrestar la indiferencia y la crueldad en él, y alegrándose de los tesoros de belleza que también existen y que deben ser custodiados. Se trata de tener una mirada de comprensión para reconocer tanto las miserias y las pobrezas de los individuos y de la sociedad, como para reconocer la riqueza escondida en las pequeñas cosas de cada día, precisamente allí donde el Señor nos ha colocado. La persona vigilante es aquella que acoge la invitación a velar, es decir, a no dejarse abrumar por el sueño del desánimo, la falta de esperanza, la decepción; y al mismo tiempo rechaza la solicitud de las tantas vanidades de las que desborda el mundo y detrás de las cuales, a veces, se sacrifican tiempo y serenidad personal y familiar. Es la experiencia dolorosa del pueblo de Israel, narrada por el profeta Isaías: Dios parecía haber dejado vagar su pueblo, lejos de sus caminos (cf. 63.17), pero esto era el resultado de la infidelidad del mismo pueblo (cf. 64,4b). También nosotros nos encontramos a menudo en esta situación de infidelidad a la llamada del Señor: Él nos muestra el camino bueno, el camino de la fe, el camino del amor, pero nosotros buscamos la felicidad en otra parte. Ser atentos y vigilantes son los presupuestos para no seguir "vagando alejados de los caminos del Señor", perdidos en nuestros pecados y nuestras infidelidades; estar atentos y ser vigilantes, son las condiciones para permitir a Dios irrumpir en nuestras vidas, para restituirle significado y valor con su presencia llena de bondad y de ternura. María Santísima, modelo de espera de Dios e ícono de vigilancia, nos guíe hacia su Hijo Jesús, reavivando nuestro amor por él. Tras el rezo mariano, el Papa Francisco recordó en primer lugar su viaje apostólico a Myanmar y Bangladés, expresó su gratitud a quienes lo han acompañado con la oración, e invitó a todos a unirnos a él en acción de gracias al Señor: Queridos hermanos y hermanas: Esta noche he regresado del viaje apostólico a Myanmar y Bangladesh. Agradezco a todos los que me han acompañado con la oración, y los invito a unirse a mi acción de gracias al Señor, que me ha permitido encontrar a esas poblaciones, en particular las comunidades católicas, y a ser edificado por su testimonio. Está grabado en mí el recuerdo de tantos rostros extenuados por la vida, pero nobles y sonrientes. Los tengo a todos en mi corazón y en oración. Muchas gracias al pueblo de Myanmar y al pueblo de Bangladesh. Asimismo el pontífice recordó en modo particular el pueblo de Honduras, que desde hace una semana está viviendo un momento de perplejidad política y de violencia, debido a las protestas tras los comicios presidenciales: En mi oración que recuerdo en modo particular al pueblo de Honduras, para que pueda superar en modo pacífico el difícil momento de dificultad. Finalmente, el saludo del Papa a los fieles y peregrinos, y grupos parroquiales, a los confirmandos, y como siempre, su pedido de oración: Dirijo mi saludo a ustedes, romanos y peregrinos, aquí presentes. En particular, saludo a los fieles de Bratislava (Eslovaquia) y Ludwigshafen, en Alemania. Saludo al grupo de Pregaziol (Treviso) y a los confirmandos de Mestrino (Padua); así como a la comunidad rumana que vive en Italia y que hoy celebra la fiesta nacional de Rumania. Les deseo a todos un buen domingo y un buen camino de Adviento. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto! (from Vatican Radio)...

El Papa a los Obispos de Myanmar: “Pastores constructores de paz y unidad”

Mié, 29/11/2017 - 13:51
“Los animo a crecer cada día en la oración y en la experiencia del amor reconciliador de Dios, porque es la base de su identidad sacerdotal, la garantía de la solidez de su predicación y la fuente de la caridad pastoral con la que conducen al Pueblo de Dios por senderos de santidad y de verdad”, con estas palabras el Papa Francisco alentó a los Obispos de Myanmar, durante el Encuentro con los Pastores en la sede del Arzobispado de Rangún, este miércoles 29 de noviembre, en el marco de su Visita Apostólica a este país. En su discurso, el Santo Padre resaltó la intensa y gozosa jornada que transcurrieron celebrando la Eucaristía junto a los fieles provenientes de todos los rincones del País y encontrando a los líderes de la comunidad budista mayoritaria. “Me gustaría que nuestro encuentro de esta tarde – precisó el Pontífice – fuera un momento de serena gratitud por estas bendiciones y de reflexión tranquila sobre las alegrías y los desafíos de vuestro ministerio de Pastores de la grey de Cristo en este País”. Refiriéndose a las alegrías y desafíos del ministerio pastoral en Myanmar, el Obispo de Roma les propuso tres palabras claves para su reflexión: sanación, acompañamiento y profecía. Sanación “La primera – subrayó el Papa – sanación. El Evangelio que predicamos es sobre todo un mensaje de sanación, reconciliación y paz. Mediante la sangre de Cristo en la cruz, Dios ha reconciliado el mundo consigo y nos ha invitado a ser mensajeros de esta gracia sanadora”. Aquí en Myanmar, agregó el Santo Padre, este mensaje tiene un eco particular, puesto que el País está trabajando para superar divisiones profundamente enraizadas y para construir la unidad nacional. “La unidad que compartimos y celebramos – señaló el Pontífice – nace de la diversidad. Esta valora las diferencias entre las personas como fuente de enriquecimiento mutuo y de crecimiento; los llama a vivir unidos en una cultura del encuentro y la solidaridad”. En este sentido, el Papa Francisco precisó que, el ministerio de sanación encuentra una expresión particular en el compromiso con el diálogo ecuménico y la colaboración interreligiosa. “Pido para que vuestros esfuerzos continuos en la construcción de puentes de diálogo y en la unión con los seguidores de otras religiones, a fin de tejer una red de relaciones pacíficas, produzcan frutos abundantes para la reconciliación de la vida del País”. Acompañamiento La segunda palabra que les propongo esta tarde, dijo el Papa, es acompañamiento. Un buen pastor está constantemente presente ante su grey, conduciéndola mientras camina junto a ella. Como me gusta decir, agregó el Pontífice, el pastor debería oler a oveja. “En estos tiempos estamos llamados a ser una ‘Iglesia en salida’ para llevar la luz de Cristo a cada periferia. En cuanto Obispos, sus vidas y su ministerio están llamados a conformarse a este espíritu de compromiso misionero, sobre todo a través de visitas pastorales regulares a las parroquias y las comunidades que forman vuestras Iglesias locales”. Por gracia de Dios, señaló el Papa Francisco, la Iglesia en Myanmar ha heredado de quienes trajeron el Evangelio a esta tierra una fe sólida y un ferviente afán misionero. Sobre estos firmes fundamentos, sigan inculcando al laicado el espíritu de un auténtico discipulado misionero, especialmente en los jóvenes, a quienes está dedicado el próximo Sínodo de los Obispos. “Una de las grandes bendiciones de la Iglesia de Myanmar es su juventud y, en particular, el número de seminaristas y de jóvenes religiosos. Siguiendo el espíritu del Sínodo, por favor, involúcrenlos y sosténganlos en su camino de fe, porque están llamados, a través de su idealismo y entusiasmo, a ser evangelizadores alegres y convincentes de sus coetáneos”. Profecía Finalmente, mi tercera palabra para ustedes dijo el Papa, es profecía. La Iglesia de Myanmar, agregó, testimonia cotidianamente el Evangelio gracias a sus obras educativas y caritativas, su defensa de los derechos humanos, su respaldo a los principios democráticos. “Pongan a la comunidad católica en condiciones de seguir teniendo un papel constructivo en la vida de la sociedad, haciendo escuchar vuestra voz en cuestiones de interés nacional, insistiendo particularmente en el respeto de la dignidad y los derechos de todos, especialmente de los más pobres y vulnerables”. Antes de terminar su discurso, el Papa Francisco alentó a los Obispos de Myanmar a seguir adelante en el compromiso de ser pastores fieles y servidores de la grey que Cristo les ha confiado. “Los exhorto a mantener el equilibrio en la salud física sin olvidar la espiritual, en preocuparos de modo paternal por la salud de vuestros sacerdotes. Sobre todo, os animo a crecer cada día en la oración y en la experiencia del amor reconciliador de Dios, porque es la base de vuestra identidad sacerdotal, la garantía de la solidez de vuestra predicación y la fuente de la caridad pastoral con la que conducís al Pueblo de Dios por senderos de santidad y de verdad”. Renato Martinez – SpC (from Vatican Radio)...

Papa Francisco: El futuro de Myanmar debe ser la paz

Mar, 28/11/2017 - 13:26
De María Fernanda Bernasconi, SpC Poco después de las 17.00, hora local de Myanmar , el Papa Francisco se dirigió – en el International Convention Center de Nay Pyi Taw – a las autoridades del Gobierno, a la sociedad civil y al Cuerpo Diplomático. Ante todo, el Pontífice expresó su viva gratitud por la amable invitación para visitar el país y agradeció a la Señora Consejera de Estado sus cordiales palabras. También dio las gracias de corazón a todos los que han trabajado incansablemente para hacer posible esta visita y les dijo que ha viajado para rezar con la pequeña pero ferviente comunidad católica de esta nación, para confirmarla en la fe y alentarla a seguir contribuyendo al bien del país. Razón por la cual – dijo el Papa textualmente – “e stoy muy contento de que mi visita se realice tras el establecimiento de relaciones diplomáticas formales entre Myanmar y la Santa Se de. Quiero ver esta decisión como una señal del compromiso de la nación para continuar buscando el diálogo y la cooperación constructiva dentro de la comunidad internacional, así como también para seguir esforzándose en renovar el tejido de la sociedad civil”. La curación de estas heridas ha de ser una prioridad política y espiritual fundamental Además, el Papa les dijo que con su visita deseaba llegar “a toda la población de Myanmar y ofrecer una palabra de aliento a todos los que están trabajando para construir un orden social justo, reconciliado e inclusivo ”. Sí, porque como afirmó el Santo Padre “ Myanmar ha sido bendecido con el don de una belleza extraordinaria y de numerosos recursos naturales, pero su mayor tesoro es sin duda su gente, que ha sufrido y sigue sufriendo a causa de los conflictos civiles y de las hostilidades que durante demasiado tiempo han creado profundas divisiones”. Esta nación ‘está trabajando por restaurar la paz’ Naturalmente el Obispo de Roma manifestó que en la actualidad esta nación “está trabajando por restaurar la paz”, y dijo que “la curación de estas heridas ha de ser una prioridad política y espiritual fundamental”. A lo que el Papa Bergoglio añadió: “En efecto, el difícil proceso de construir la paz y la reconciliación nacional sólo puede avanzar a través del compromiso con la justicia y el respeto de los derechos humanos. La sabiduría de los antiguos ha definido la justicia como la voluntad de reconocer a cada uno lo que le es debido, mientras que los antiguos profetas la consideraban como la base de una paz verdadera y duradera”. De ahí que Francisco haya dicho que, en este sentido, la presencia del Cuerpo Diplomático testimonia no sólo el lugar que ocupa Myanmar entre las naciones, sino también el compromiso del país por mantener y aplicar estos principios fundamentales. Las diferencias religiosas no deben ser una fuente de división y desconfianza Asimismo Francisco destacó que en la gran tarea de reconciliación e integración nacional, “las comunidades religiosas de Myanmar tienen un papel privilegiado que desempeñar”. Y añadió que “las diferencias religiosas no deben ser una fuente de división y desconfianza , sino más bien un impulso para la unidad, el perdón, la tolerancia y una sabia construcción de la nación” . “ Las religiones – prosiguió diciendo el Papa – pueden jugar un papel importante en la cicatrización de heridas emocionales, espirituales y psicológicas de todos los que han sufrido en estos años de conflicto ”. A la vez que también pueden contribuir “a erradicar las causas del conflicto, a construir puentes de diálogo, a buscar la justicia y ser una voz profética en favor de los que sufren”. Las religiones pueden jugar un papel importante en la cicatrización de heridas emocionales, espirituales y psicológicas De ahí que haya destacado como “un gran signo de esperanza” el hecho de que los líderes de las diversas tradiciones religiosas en Myanmar , “con espíritu de armonía y de respeto mutuo, se esfuercen en trabajar juntos en favor de la paz, para ayudar a los pobres y educar en los auténticos valores humanos y religiosos”. Del futuro de esta nación el Papa recordó que aún está en manos de los jóvenes. Y los definió “un regalo que hay que apreciar y alentar, una inversión que producirá un fruto abundante si se les ofrecen oportunidades reales de empleo y una educación de calidad”. Exigencia que – como dijo Francisco – es urgente, puesto que el futuro de Myanmar , en un mundo interconectado y en rápida evolución, dependerá de la formación de sus jóvenes, no sólo en el campo de la técnica, sino sobre todo en los valores éticos de la honestidad, la integridad y la solidaridad humana, que aseguran la consolidación de la democracia y el aumento de la unidad y la paz en todos los niveles de la sociedad. Por último, dirigiéndose a la Señora Consejera de Estado y a los queridos amigos presentes en este encuentro el Papa Bergoglio les dijo que en estos días, le gustaría “alentar” a sus hermanos y hermanas católicos “a perseverar en su fe y a seguir anunciando su mensaje de reconciliación y fraternidad a través de obras de caridad y humanitarias, que beneficien a toda la sociedad en su conjunto”. Por eso manifestó su esperanza de que en la cooperación respetuosa con los seguidores de otras religiones y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, contribuyan a abrir “una nueva era de concordia y progreso para los pueblos de esta querida nación”. Texto del discurso del Santo Padre Francisco a las autoridades del Gobierno, a la sociedad civil y al Cuerpo Diplomático Señora Consejera de Estado, excelentísimos miembros del Gobierno y Autoridades Civiles, señor Cardenal, venerados Hermanos en el Episcopado, distinguidos miembros del Cuerpo Diplomático, señoras y señores: Deseo expresar mi viva gratitud por la amable invitación para visitar Myanmar y agradezco a la Señora Consejera de Estado sus cordiales palabras. Doy las gracias de corazón a todos aquellos que han trabajado incansablemente para hacer posible esta visita. He venido especialmente para rezar con la pequeña pero ferviente comunidad católica de esta nación, para confirmarla en la fe y alentarla a seguir contribuyendo al bien del País. Estoy muy contento de que mi visita se realice tras el establecimiento de relaciones diplomáticas formales entre Myanmar y la Santa Sede. Quiero ver esta decisión como una señal del compromiso de la nación para continuar buscando el diálogo y la cooperación constructiva dentro de la comunidad internacional, así como también para seguir esforzándose en renovar el tejido de la sociedad civil. Quisiera además en esta visita llegar a toda la población de Myanmar y ofrecer una palabra de aliento a todos aquellos que están trabajando para construir un orden social justo, reconciliado e inclusivo. Myanmar ha sido bendecido con el don de una belleza extraordinaria y de numerosos recursos naturales, pero su mayor tesoro es sin duda su gente, que ha sufrido y sigue sufriendo a causa de los conflictos civiles y de las hostilidades que durante demasiado tiempo han creado profundas divisiones. Ahora que la nación está trabajando por restaurar la paz, la curación de estas heridas ha de ser una prioridad política y espiritual fundamental. Quiero expresar mi agradecimiento al Gobierno por los esfuerzos para afrontar este desafío, de modo particular a través de la Conferencia de Paz de Panglong, que reúne a representantes de los diversos grupos con el objetivo de poner fin a la violencia, generar confianza y garantizar el respeto de los derechos de quienes consideran esta tierra como su hogar. En efecto, el difícil proceso de construir la paz y la reconciliación nacional sólo puede avanzar a través del compromiso con la justicia y el respeto de los derechos humanos. La sabiduría de los antiguos ha definido la justicia como la voluntad de reconocer a cada uno lo que le es debido, mientras que los antiguos profetas la consideraban como la base de una paz verdadera y duradera. Estas intuiciones, confirmadas por la trágica experiencia de dos guerras mundiales, condujeron a la creación de las Naciones Unidas y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos como fundamento de los esfuerzos de la comunidad internacional para promover la justicia, la paz y el desarrollo humano en todo el mundo y para resolver los conflictos ya no con el uso de la fuerza, sino a través del diálogo. En este sentido, la presencia del Cuerpo Diplomático entre nosotros testimonia no sólo el lugar que ocupa Myanmar entre las naciones, sino también el compromiso del país por mantener y aplicar estos principios fundamentales. El futuro de Myanmar debe ser la paz, una paz basada en el respeto de la dignidad y de los derechos de cada miembro de la sociedad, en el respeto por cada grupo étnico y su identidad, en el respeto por el estado de derecho y un orden democrático que permita a cada individuo y a cada grupo – sin excluir a nadie – ofrecer su contribución legítima al bien común. En la gran tarea de reconciliación e integración nacional, las comunidades religiosas de Myanmar tienen un papel privilegiado que desempeñar. Las diferencias religiosas no deben ser una fuente de división y desconfianza, sino más bien un impulso para la unidad, el perdón, la tolerancia y una sabia construcción de la nación. Las religiones pueden jugar un papel importante en la cicatrización de heridas emocionales, espirituales y psicológicas de todos los que han sufrido en estos años de conflicto. Inspirándose en esos valores profundamente arraigados, pueden contribuir también a erradicar las causas del conflicto, a construir puentes de diálogo, a buscar la justicia y ser una voz profética en favor de los que sufren. Es un gran signo de esperanza el que los líderes de las diversas tradiciones religiosas de este país, con espíritu de armonía y de respeto mutuo, se esfuercen en trabajar juntos en favor de la paz, para ayudar a los pobres y educar en los auténticos valores humanos y religiosos. Al tratar de construir una cultura del encuentro y la solidaridad, contribuyen al bien común y sientan las bases morales indispensables en vistas de un futuro de esperanza y prosperidad para las generaciones futuras. Ese futuro está todavía en manos de los jóvenes de la nación. Ellos son un regalo que hay que apreciar y alentar, una inversión que producirá un fruto abundante si se les ofrecen oportunidades reales de empleo y una educación de calidad. Esta es una exigencia urgente de justicia intergeneracional. El futuro de Myanmar, en un mundo interconectado y en rápida evolución, dependerá de la formación de sus jóvenes, no sólo en el campo de la técnica, sino sobre todo en los valores éticos de la honestidad, la integridad y la solidaridad humana, que aseguran la consolidación de la democracia y el aumento de la unidad y la paz en todos los niveles de la sociedad. La justicia intergeneracional también exige que las generaciones futuras reciban en herencia un entorno natural que no esté contaminado por la codicia y la rapacería humana. Es esencial que no se les robe a nuestros jóvenes la esperanza y la posibilidad de emplear su idealismo y su talento en remodelar el futuro de su país, es más, de toda la familia humana. Señora Consejera de Estado, queridos amigos: En estos días, me gustaría alentar a mis hermanos y hermanas católicos a perseverar en su fe y a seguir anunciando su mensaje de reconciliación y fraternidad a través de obras de caridad y humanitarias, que beneficien a toda la sociedad en su conjunto. Espero que, en cooperación respetuosa con los seguidores de otras religiones y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, contribuyan a abrir una nueva era de concordia y progreso para los pueblos de esta querida nación. Larga vida a Myanmar. Les agradezco su atención y, con los mejores deseos por su servicio al bien común, invoco sobre ustedes los dones celestiales de sabiduría, fortaleza y paz. (from Vatican Radio)...

Papa: Primer día de encuentros oficiales en Myanmar

Mar, 28/11/2017 - 12:59
Hoy para el Papa es el día de los encuentros oficiales. La parcial pausa del día de ayer, sin actos oficiales previstos, fue interrumpida por un breve encuentro con jefe del Ejército birmano, general Hlaing en el arzobispado de Rangún. Por la tarde, Francisco se trasladará con un breve vuelo interno a Naipydó, capital del país. Aquí, a las 16 y a las 16.30 hora local, el Santo Padre  tendrá dos encuentros privados: el primero, con el Presidente birmano Htin Kyaw, y el segundo, con Aung San Suu Kyi, actual Consejero de estado y Ministro del Exterior, quien fue en el pasado protagonista de una larga lucha por la democracia contra el régimen militar, que le costó 15 años de detención domiciliaria y el Nobel de la Paz en 1991. Al termino de los dos encuentros, Francisco se dirigirá al Centro Internacional de Convenciones donde tendrá su primer discurso oficial ante los representantes de las autoridades, de la sociedad civil y del Cuerpo diplomático. Será el primer paso para hablar de aquella paz interna para Myanmar que, según el magisterio de Francisco, no está jamás separado del respeto de los derechos de todos, y principalmente de quien sufre. (from Vatican Radio)...

El Papa a líderes religiosos de Myanmar: paz y unidad en las diferencias

Mar, 28/11/2017 - 11:27
«¡Construyan la paz. No se dejen igualar por la colonización de culturas. La verdadera armonía divina se hace a través de las diferencias. Las diferencias son una riqueza para la Paz!» En el Arzobispado de Rangún el Papa Francisco mantuvo un cordial encuentro con 17 líderes religiosos de Myanmar, budistas, islámicos, hindúes, judíos, católicos y cristianos. El encuentro duró cerca de cuarenta minutos. Después de las intervenciones de algunos exponentes, el Papa pronunció su discurso, improvisando sus palabras en español. Con su saludo lleno de gratitud, recordando el Libro de los Salmos, el Obispo de Roma exclamó: «“Qué hermoso es ver a los hermanos unidos”. Unidos no quiere decir iguales». Y, haciendo hincapié en que «la unidad no es uniformidad, aun dentro de la misma confesión. Cada uno tiene sus valores, sus riquezas, y también sus deficiencias», señaló que «somos todos diferentes y cada confesión tiene sus riquezas, sus tradiciones, sus riquezas para dar, para compartir. Y esto solamente puede ser si se vive en paz». El Papa Francisco reiteró que «la paz se construye en el coro de las diferencias. La unidad siempre se da con las diferencias » Y «la paz es armonía» En este contexto, añadió que «nosotros, en este tiempo que nos toca vivir, experimentamos una tendencia mundial hacia la uniformidad, a hacer todo igual. Eso es matar la humanidad» . Calificando esta tendencia como «colonización cultural», el Papa alentó a «entender la riqueza de nuestras diferencias (étnicas, religiosas, populares)», pues «desde esas diferencias se da el diálogo. Y desde esas diferencias uno aprende del otro, como hermanos… que, como hermanos, se van ayudando a construir este país, que incluso geográficamente tiene tantas riquezas y diferencias». «La naturaleza en Myanmar ha sido muy rica en las diferencias. No tengamos miedo a las diferencias», exhortó también el Papa , recordando luego que «uno es nuestro padre. Nosotros somos hermanos. Querámonos como hermanos. Y si discutimos entre nosotros, que sea como hermanos. Que enseguida se reconcilian. Siempre vuelven a ser hermanos. Yo pienso que solo así se construye la paz». (CdM) Texto completo de las palabras del Papa Francisco: «En primer lugar, muchas gracias por haber venido. Quizás tendría que haber ido yo a visitar a cada uno de ustedes, pero ustedes han sido generosos y me ahorraron el trabajo. Gracias. En el momento en que ustedes hablaban me vino a la mente una oración. Una oración que rezamos a menudo, tomada del Libro de los Salmos: “Qué hermoso es ver a los hermanos unidos". Unidos no quiere decir iguales. La unidad no es uniformidad, aun dentro de la misma confesión. Cada uno tiene sus valores, sus riquezas, y también sus deficiencias. Somos todos diferentes y cada confesión tiene sus riquezas, sus tradiciones, sus riquezas para dar, para compartir. Y esto solamente puede ser si se vive en paz. Y la paz se construye en el coro de las diferencias. La unidad siempre se da con las diferencias. Por tres veces uno de ustedes usó la palabra armonía. Ésa es la paz: la armonía, la armonía. Nosotros, en este tiempo que nos toca vivir, experimentamos una tendencia mundial hacia la uniformidad, a hacer todo igual. Eso es matar la humanidad. Eso es una colonización cultural. Y nosotros debemos entender la riqueza de nuestras diferencias (étnicas, religiosas, populares), y desde esas diferencias se da el diálogo. Y desde esas diferencias uno aprende del otro, como hermanos… que, como hermanos, se van ayudando a construir este país, que incluso geográficamente tiene tantas riquezas y diferencias. La naturaleza en Myanmar ha sido muy rica en las diferencias. No tengamos miedo a las diferencias. Uno es nuestro padre. Nosotros somos hermanos. Querámonos como hermanos. Y si discutimos entre nosotros, que sea como hermanos. Que enseguida se reconcilian. Siempre vuelven a ser hermanos. Yo pienso que solo así se construye la paz. Yo les agradezco que ustedes hayan venido a visitarme. Soy yo que estoy visitando a ustedes. Y quisiera al menos que espiritualmente tuvieran esa [visita?]: la de un hermano más. Gracias. Construyan la paz. No se dejen igualar por la colonización de culturas. La verdadera armonía divina se hace a través de las diferencias. Las diferencias son una riqueza para la Paz. Muchas gracias. Y me permito una oración: de hermano a hermanos. Una antigua bendición que nos incluye a todos: “El Señor los bendiga y los proteja, haga brillar su rostro sobre ustedes y les muestre su gracia. Les descubra su rostro y les conceda la paz”. Thank you very much». (from Vatican Radio)...

Papa Francisco: “Espero que sea fructuoso”

Lun, 27/11/2017 - 12:12
De María Fernanda Bernasconi, SpC Durante el vuelo papal – de poco más de diez horas – con destino a Rangún – la ciudad más grande de Myanmar y antigua capital del país – Greg Burke , Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, le manifestó al Santo Padre en nombre de todos los periodistas presentes la alegría de compartir con él algunos minutos recordando que Francisco ha dicho que el objetivo de este nuevo Viaje Apostólico es llevar un mensaje de reconciliación, de perdón y de paz. A lo que el Papa respondió: “Buenas noches y muchas gracias por la compañía. Gracias por su trabajo que siempre siembra tanto bien. Les deseo una buena permanencia. Dicen que hace mucho calor, lo siento, y espero que sea fructuoso. Ahora los saludo”. (from Vatican Radio)...

Ángelus del Papa: Cristo se nos presenta como Rey, pastor y juez

Dom, 26/11/2017 - 13:42
De María Fernanda Bernasconi, SpC A la hora del Ángelus del último domingo del año litúrgico el Papa recordó que celebramos la solemnidad de Cristo, Rey del universo, cuya realeza es de guía y servicio, si bien esta realeza, al final de los tiempos, se afirmará como juicio. Por esta razón – dijo Francisco – “hoy tenemos ante nosotros a Cristo como Rey, pastor y juez”, que nos muestra los criterios de pertenencia al Reino de Dios. Además, el Obispo de Roma afirmó que el Evangelio según San Mateo nos presenta la visión grandiosa de Jesús que se dirige a sus discípulos diciendo: “Cuando el Hijo del hombre vendrá en su gloria, y todos los ángeles con Él, se sentará en el trono de su gloria. Y explicó que se trata de la introducción solemne al relato del juicio universal . Sí, porque tras haber vivido su existencia terrenal en la humildad y la pobreza, Jesús se presenta ahora en la gloria divina que le pertenece. Y añadió que la humanidad entera está convocada ante Él, que ejerce su autoridad “separando unos de otros, como el pastor separa las ovejas de las cabras”. De ahí que el Pontífice haya recordado que a los que ha puesto a su derecha les dice: “Vengan, benditos de mi Padre, reciban en herencia el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo”, porque tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, fui extranjero y me acogieron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, estuve en la cárcel y vinieron a verme. Naturalmente – prosiguió diciendo el Papa Bergoglio – estas palabras no terminan de sorprendernos, aunque el mismo Señor declara que todo lo que se le ha hecho a uno solo de los hermanos más pequeños, “me lo han hecho a mí”. Así nos revela hasta qué punto llega el amor de Dios, no sólo cuando estamos bien y nos sentimos sanos y felices, sino cuando estamos necesitados. De una manera escondida Él permite que lo encontremos y nos tiende la mano como si fuera un mendicante. De este modo Jesús revela el criterio decisivo de su juicio, es decir, el amor concreto por el prójimo que padece dificultades, revelando el poder del amor y la realeza de Dios que es solidario con quien sufre para suscitar por doquier actitudes y obras de misericordia. Tras recordar que al final de nuestra vida seremos juzgados en el amor, es decir, en nuestro empeño concreto de amar y servir a Jesús en nuestros hermanos más pequeños y necesitados, el Papa afirmó que el Señor vendrá al final de los tiempos para juzgar a todas las naciones, aunque también viene a nosotros cada día, de tantos modos diversos, y nos pide que lo acojamos. Que la Virgen María – terminó diciendo Francisco – nos ayude a encontrarlo y recibirlo en su Palabra y en la Eucaristía, así como en los hermanos y hermanas que padecen hambre, enfermedades, opresiones e injusticias. Texto y audio completo de las palabras del Papa Francisco en el Ángelus Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En este último domingo del año litúrgico celebramos la Solemnidad de Cristo Rey del universo. La suya es una realeza de guía, de servicio, y también una realeza que al final de los tiempos se afirmará como juicio. Hoy tenemos ante nosotros a Cristo como rey, pastor y juez, que muestra los criterios de pertenencia al Reino de Dios. Estos son los criterios. La página evangélica se abre con una visión grandiosa. Jesús, dirigiéndose a sus discípulos, dice: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso» (Mt 25,31). Se trata de la introducción solemne de la narración del juicio universal. Después de haber vivido la existencia terrena en humildad y pobreza, Jesús se presenta ahora en la gloria divina que le pertenece, rodeado del ejército angélico. La humanidad entera es convocada ante Él y Él ejercita su autoridad separando los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de las cabras. A quienes ha puesto a su derecha dice: «Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver» (vv. 34-36). Los justos se quedaran sorprendidos, porque no recuerdan jamás de haber encontrado a Jesús, y mucho menos de haberlo ayudado de ese modo; pero Él dirá: «Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (v. 40). Esta palabra no termina nunca de sorprendernos, porque nos revela hasta qué punto llega el amor de Dios: hasta el punto de identificarse con nosotros, pero no cuando estamos bien, cuando estamos sanos y felices, no, sino cuando estamos en la necesidad. Y de este modo escondido Él se deja encontrar, nos extiende la mano como un mendigo. Así Jesús revela el criterio decisivo de su juicio, es decir, el amor concreto por el prójimo en dificultad. Y así se revela el poder del amor, la majestad de Dios: solidario con quien sufre para suscitar en todas partes actitudes y obras de misericordia. La parábola del juicio prosigue presentando al rey que aleja de sí a aquellos que durante su vida no se han preocupado de las necesidades de los hermanos. También en este caso ellos se quedaran sorprendidos y preguntaran: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?» (v. 44). Sobre entendido: “¡Si te hubiéramos visto, seguramente te habríamos ayudado!”. Pero el rey responderá: «Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo» (v. 45). Al final de nuestra vida seremos juzgados sobre el amor, es decir, sobre nuestro concreto compromiso de amar y servir a Jesús en nuestros hermanos más pequeños y necesitados. Ese mendigo, aquel necesitado que extiende la mano es Jesús; ese enfermo que debo visitar es Jesús; ese encarcelado es Jesús; ese hambriento es Jesús. Pensemos en esto. Jesús vendrá al final de los tiempos para juzgar a todas las naciones, pero viene a nosotros cada día, de tantos modos, y nos pide acogerlo. La Virgen María nos ayude a encontrarlo y recibirlo en su Palabra y en la Eucaristía, y al mismo tiempo en los hermanos y en las hermanas que sufren el hambre, la enfermedad, la opresión, la injusticia. Puedan nuestros corazones acogerlo en el hoy de nuestra vida, para que seamos recibidos por Él en la eternidad de su Reino de luz y de paz. (Traducción del italiano, Renato Martinez – SpC) Dolor del Papa  Después de rezar a la Madre de Dios, el Santo Padre Francisco saludó afectuosamente a los  numerosos fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro . Ante todo el Papa  manifestó su gran dolor ante al atentado en una mezquita en el norte del Sinaí, en Egipto. “Sigo rezando – dijo – por las numerosas víctimas, por los heridos y por toda aquella comunidad tan duramente afectada. Que Dios nos libre de estas tragedias y sostenga los esfuerzos de todos los que trabajan por la paz, la concordia y la convivencia. Esas personas en aquel momento rezaban; también nosotros, en silencio, rezamos por ellas”.  Beatificación de la Madre Catalina de María Rodríguez A continuación el Santo Padre recordó la beatificación, el sábado 25 de noviembre en Córdoba, Argentina, de la Madre Catalina de María Rodríguez , fundadora de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús. Y destacó que se trata del primer instituto religioso femenino de vida apostólica en esta nación. A la vez que añadió que la nueva beata vivió en el siglo XIX primero como esposa y una vez viuda, como consagrada a Dios, dedicándose a la atención espiritual y material de las mujeres más pobres y vulnerables. De ahí que Francisco haya invitado a alabar al Señor “por esta mujer apasionada por el Corazón de Jesús y por la humanidad”. Después de saludar  a los diversos grupos de fieles y peregrinos procedentes de diversos países, el Pontífice recordó a la comunidad ucraniana que tiene presente la tragedia del Holodomor, es decir la muerte por hambre provocada por el régimen estaliniano con millones de víctimas. “Rezo por Ucrania – dijo el Papa – para que la fuerza de la fe contribuya a curar las heridas del pasado y promover caminos de paz”. Viaje apostólico a Myanmar y Bangladés Por último, antes de despedirse, Francisco recordó que esta noche inicia su Viaje apostólico a Myanmar y Bangladés , razón por la cual pidió a los fieles que lo acompañen con su oración, para que su presencia sea para aquellas poblaciones un signo de cercanía y esperanza. (from Vatican Radio)...

Papa: sinodalidad de la Iglesia y misericordia en el nuevo proceso matrimonial

Sáb, 25/11/2017 - 15:03
Cordial audiencia del Papa a los participantes en el curso del Tribunal de la Rota Romana. El Papa Francisco alentó a los queridos hermanos y hermanas que participaron en el curso de formación sobre «El nuevo proceso matrimonial y el procedimiento Super Rato ». Destacando la importancia de estos cursos, que se celebran también en otras diócesis del mundo, el Obispo de Roma subrayó que es necesario dedicar gran tención y análisis a los dos  recientes Motu proprio:  Mitis Iudex Dominus Iesus y Mitis et misericors Iesus,  con el fin de aplicar los nuevos procedimientos establecidos… que han surgido de un contexto sinodal, que son expresión de un método sinodal, que son meta de un serio camino sinodal », enfatizó el Papa: «Ante las cuestiones más espinosas que conciernen a la misión evangelizadora y a la salvación de las almas, es importante que la Iglesia recupere cada vez más la praxis sinodal de la primera comunidad de Jerusalén, donde Pedro junto con los Apóstoles y con toda la comunidad bajo la acción del Espíritu Santo trataban de actuar según el mandamiento del Señor Jesús». El Santo Padre subrayó también que en las Asambleas sinodales sobre la familia las finalidades eran la promoción y la tutela de la familia, del matrimonio cristiano, así como la familia en el mundo de hoy, la preparación al sacramento matrimonial, la forma de socorrer a cuantos sufren por el fracaso de su matrimonio, la educación de los hijos. Con su exhortación a que volviendo a sus comunidades, se esfuercen en ser «misioneros y testimonios del espíritu sinodal, y de la consolación pastoral que es el fin de esta nueva normativa matrimonial, para corroborar la fe del pueblo santo de Dios mediante la caridad», el Papa recordó la importancia de su servicio: «Ustedes están llamados a ser próximos en la soledad y en el sufrimiento de los fieles que esperan de la justicia eclesial la ayuda competente y factual para poder encontrar la paz de sus conciencias y la voluntad de Dios sobre la readmisión a la Eucaristía». En este contexto, el Papa reiteró que el nuevo proceso matrimonial «es expresión de que la Iglesia es capaz de cuidar al que está herido de diversos modos por la vida y, al mismo tiempo, es llamado al empeño en favor de la defensa de la sacralidad del vínculo matrimonial» . «Con el fin de hacer que la aplicación de la nueva ley del proceso matrimonial, dos años después de su promulgación, sea causa y motivo de salvación y paz para el gran número de fieles heridos en su situación matrimonial, he decidido, en razón del oficio de Obispo de Roma y Sucesor de Pedro , precisar definitivamente algunos aspectos fundamentales de los dos Motu proprio, en particular la figura del Obispo diocesano como juez personal y único en el Proceso breviore». 1  El Obispo diocesano en virtud de su oficio pastoral es juez personal y único en el proceso breviore . 2 Por lo tanto, la figura del Obispo-diocesano-juez es arquitrabe,  principio constitutivo y elemento discriminante de todo el proceso breviore , instituido por los dos Motu proprio. 3 En el proceso breviore se requieren, ad validitatem , dos condiciones inseparables: el episcopado y el ser cabeza de una comunidad diocesana de fieles (cfr canon 381§ 2). Si falta una de las condiciones el proceso breviore no puede tener lugar. La instancia debe ser juzgada con el proceso ordinario. 4 La competencia exclusiva y personal del Obispo diocesano, puesta en los criterios fundamentales del proceso breviore, se refiere directamente a la eclesiología del Vaticano II, que nos recuerda que solo el Obispo tiene ya, en la consagración, la plenitud de toda la potestad, que es ad actum expedita, a través de la missio canónica. 5 El proceso breviore no es una opción que el Obispo diocesano puede elegir, sino una obligación , que le proviene de su consagración y de la missio recibida. Él es competente exclusivo en las tres fases del proceso breviore. la instancia se debe dirigir siempre al Obispo diocesano; la instrucción, como ya he afirmado en el discurso del 12 de marzo de este año al Curso en la Rota Romana, el Obispo la conduzca «siempre coadyuvado por el Vicario judicial o por otro instructor, también laico, por el asesor, y siempre presente el defensor del vínculo». Si el Obispo carece de clérigos o laicos canonistas, la caridad que caracteriza el oficio episcopal, de un obispo más próximo podrá ayudarlo por el tiempo necesario. Además recuerdo que el proceso breviore debe cerrarse habitualmente en una sola sesión, requiriendo como condición imprescindible la absoluta evidencia de hechos comprobantes la presunta nulidad  matrimonial, más allá del consenso de los dos esposos. la decisión pronunciada coram Domino, es siempre y solo del Obispo diocesano. 6 Encomendar todo el proceso breviore al tribunal interdiocesano (tanto del más próximo como de más diócesis) llevaría a desnaturalizar y reducir la figura del Obispo padre, cabeza y juez de sus fieles a mero firmante de la sentencia.   7 La misericordia, uno de los criterios fundamentales que aseguran la salus, requiere que el Obispo diocesano actúe cuanto antes el proceso breviore ; en caso, luego, de que no se considere listo en el presente para actuarlo, debe reenviar la causa el proceso ordinario, el cual de todos modos debe ser conducido con la debida solicitud. 8 La proximidad y la gratuidad, como he reiterado repetidamente, son las dos perlas de las cuales tienen necesidad los pobres, que la Iglesia debe amar sobre todas las cosas . 9 En lo que corresponde a la competencia, al recibir la apelación contra la sentencia afirmativa en el proceso breviore, del Metropolita o del Obispo indicado en nuevo canon 1687, se precisa que la nueva ley ha conferido al Decano de la Rota una potestas decidendi nueva y por lo tanto constitutiva sobre el rechazo o la admisión de la apelación. Para concluir, el Papa quiso reiterar claramente que ello ocurre sin pedir el permiso o la autorización a otra Institución o a la Signatura Apostólica (CdM) (from Vatican Radio)...

Pésame del Papa por el atentado en la mezquita del Sinaí en Egipto

Vie, 24/11/2017 - 21:12
Al menos 270 personas murieron y 90 resultaron heridas en un ataque terrorista , acaecido el viernes 24 de noviembre contra la mezquita Al Rauda, ubicada al oeste de la ciudad de Al Arish, en el norte de la península del Sinaí, en Egipto. Según fuentes oficiales, se trata de uno de los atentados más sangrientos de la historia reciente del país. El Papa Francisco ha expresado su dolor y pésame ante esta tragedia en un telegrama, firmado por el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin. «Su Santidad, el Papa Francisco, está profúndamente desolado al conocer esta enorme pérdida de vidas causada por los ataques terroristas en la Mezquita de Al Rauda, en el norte de Sinaí. El Santo Padre acompaña en el dolor al pueblo egipcio y encomienda el alma de todas las víctimas, a la Misericordia de Dios Omnipotente, invocando su divina bendición, consuelo y paz para sus familiares. Renovando su firme condena a este tipo de actos brutales dirigidos a ciudadanos inocentes, el Santo Padre asegura sus oraciones y se une a todas las personas de buena voluntad, implorando que los corazones endurecidos por el odio, puedan renunciar al camino de la violencia, dejando a un lado tanto sufrimiento y uniéndose al camino de la Paz».    (SL-SpC) (from Vatican Radio)...

Homilía del Papa: nuestras iglesias no son supermercados

Vie, 24/11/2017 - 15:58
De María Fernanda Bernasconi - SpC Vigilancia, servicio y gratuidad: son las tres palabras que el Papa Francisco destacó en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el cuarto viernes de noviembre. El Santo Padre comentó las dos lecturas propuestas por la Liturgia del día. La primera tomada del Libro de los Macabeos y la segunda del Evangelio de San Lucas, cuyo tema común se refiere a la purificación del templo. Así como Judas y sus hermanos volvieron a consagrar el templo profanado por los paganos, del mismo modo Jesús echa a los mercantes de la casa del Señor transformada en una guarida de ladrones. Y al respecto el Pontífice formuló una pregunta: ¿cómo se hace para que el templo de Dios vuelva a ser puro? Su respuesta fue a través de la vigilancia, el servicio y la gratuidad. Está atento, está atenta: ¿qué sucede en tu corazón? “El templo de Dios más importante es nuestro corazón” – dijo el Papa – porque dentro de nosotros habita el Espíritu Santo. Pero, ¿qué sucede en mi corazón? Estar atentos a lo que sucede en nuestro templo, dentro de nosotros “¿He aprendido a vigilar dentro de mí, para que el templo, en mi corazón, sea sólo para el Espíritu Santo? Purificar el templo, el templo interior y vigilar. Está atento, está atenta: ¿qué sucede en tu corazón? Quien viene, quien va… ¿Cuáles son tus sentimientos, tus ideas? ¿Hablas con el Espíritu Santo? ¿Escuchas al Espíritu Santo? Vigilar. Estar atentos a lo que sucede en nuestro templo , dentro de nosotros”. Jesús está presente de modo especial en los enfermos, en los que sufren, en los hambrientos y en los encarcelados El Obispo de Roma prosiguió explicando que Jesús “está presente, de modo especial en los enfermos, en los que sufren, en los hambrientos y en los encarcelados”. Él mismo lo ha dicho: “Y yo me pregunto: ¿sé custodiar aquel templo? ¿Cuido el templo con mi servicio? ¿Me acerco para ayudar, para vestir, para consolar a aquellos que tienen necesidad? San Juan Crisóstomo regañaba a quienes hacían tantas ofrendas para adornar, para embellecer el templo físico y no se ocupaban de los necesitados. ¡Reprendía! Y decía: “No, esto no va bien. Primero el servicio, después las decoraciones”. Por lo tanto, hay que purificar el templo que son los demás. “Cuando nos acercamos a prestar un servicio – prosiguió diciendo Francisco –, para ayudar, nos asemejamos a Jesús que está allí dentro”. La tercera actitud que el Papa indicó antes de concluir su reflexión fue la de la gratuidad. Y lo explicó de la siguiente manera: Cuántas veces con tristeza entramos en un templo y no sabemos si estamos en la casa de Dios o en un supermercado… “Cuántas veces con tristeza entramos en un templo; pensemos en una parroquia, un obispado, no sé…, pensemos, y no sabemos si estamos en la casa de Dios o en un supermercado. Allí hay comercio, incluso está la lista de precios para los sacramentos. Falta la gratuidad. Y Dios nos ha salvado gratuitamente, no nos hizo pagar nada”. Que nuestras iglesias sean de servicio y gratuitas El Papa Bergoglio anticipó una objeción: pero es necesario tener dinero para hacer que marchen las estructuras, para mantener a los sacerdotes, etc. Y respondió: “Tu da la gratuidad y Dios hará el resto. Dios hará lo que falta”. Que nuestras iglesias – concluyó – sean “iglesias de servicio, iglesias gratuitas”. (from Vatican Radio)...

Papa: Contemplar migraciones con confianza para construir un futuro de paz

Vie, 24/11/2017 - 15:58
De María Cecilia Mutual Con un deseo de “paz a todas las personas y a todas las naciones de la tierra” inicia el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2018, titulado “Migrantes y refugiados:  hombres y mujeres que buscan la paz”. Una paz que es una aspiración profunda de todas las personas, asegura Francisco, señalando que “es el deseo especialmente de aquellos que más sufren por su ausencia”. Con esta premisa el Papa recuerda, de manera particular, a los más de 250 millones de migrantes en el mundo que buscan un lugar “donde vivir en paz”. En el Mensaje, el abrazo misericordioso del Papa “a todos los que huyen de la guerra y del hambre, o que se ven obligados a abandonar su tierra a causa de la discriminación, la persecución, la pobreza y la degradación ambiental”. Con este espíritu de misericordia, el Pontífice evidencia que acoger al otro exige un “compromiso concreto,  una cadena de ayuda y de generosidad, una atención vigilante y comprensiva, la gestión responsable de nuevas y complejas situaciones que, en ocasiones, se añaden a los numerosos problemas ya existentes, así como a unos recursos que siempre son limitados”.  El Santo Padre exhorta entonces a los gobernantes a ejercitar “la virtud de la prudencia” necesaria para que sepan acoger, promover, proteger e integrar, estableciendo medidas prácticas que, “respetando el recto orden de los valores”, ofrezcan a los ciudadanos los bienes materiales y espirituales necesarios, garantizando en las comunidades el desarrollo armónico. El Pontífice reitera que conflictos armados y violencia organizada siguen causando el desplazamiento de las poblaciones, pero no es ésta la única causa: porque las personas, dice el Papa, también migran “por el anhelo de una vida mejor” y con el deseo de dejar atrás la “desesperación” de un futuro imposible de construir. Quien no puede disfrutar del derecho de construir su propio futuro, “no puede vivir en paz”, asegura. Francisco habla claramente de quienes fomentan “el miedo hacia los migrantes, en ocasiones con fines políticos” denunciando que  en vez de construir la paz, siembran violencia, discriminación racial y xenofobia . Y contrastando esta actitud, invita a mirar las migraciones globales con mirada llena de confianza, como oportunidad para construir un futuro de paz, para todos. Texto completo del Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de la Paz 2018     (from Vatican Radio)...

El Papa: “Esperamos con alegría un día celebrar juntos en el mismo altar”

Vie, 24/11/2017 - 15:11
“Cuando miramos la cruz o hacemos el signo de la cruz, estamos invitados a recordar los sacrificios sufridos en unión al de Jesús y al estar cerca de cuantos llevan hoy una cruz pesada sobre sus espaldas”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Comisión Mixta para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Asiria de Oriente, a quienes recibió en audiencia, la mañana del viernes 24 de noviembre, en el Vaticano. En su discurso, el Santo Padre recordó con alegría el cordial encuentro, de hace un año atrás, con su Santidad Mar Gewargis III, que constituyó un paso más en el camino de acrecentar la cercanía y la comunión entre ambas Iglesias. “Encontrarnos hoy nos ofrece la oportunidad de mirar con gratitud el camino realizado por la Comisión Mixta, establecida después de la firma histórica, aquí en Roma en 1994, de la Declaración cristológica común. Confesada la misma fe en el misterio de la Encarnación, la Comisión puso en programa dos fases: una sobre la teología sacramental y otra sobre la constitución de la Iglesia”. Refiriéndose a la nueva Declaración común, el Obispo de Roma subrayó la importancia del signo de la cruz como un símbolo explícito de unidad entre todas las celebraciones sacramentales. “Cuando miramos la cruz o hacemos el signo de la cruz, somos también invitados a recordarnos los sacrificios sufridos en unión al de Jesús y al estar cerca de cuantos llevan hoy una cruz pesada sobre sus espaldas. Incluso, la Iglesia Asiria de Oriente, junto a otras Iglesias y a tantos hermanos y hermanas de la región, sufren persecuciones y son testigos de violencias brutales, perpetradas en nombre de extremismos fundamentalistas”. A esta trágica situación, afirmó el Papa, se suma el drama del violento terremoto que afecto Irak, tierra nativa de esta Iglesia; e Irán, donde se encuentran desde hace tiempo sus comunidades, al igual que en Siria, en el Líbano y en India. “Así, en particular en los periodos de mayor sufrimiento y privación, un gran número de fieles han debido dejar sus propias tierras, emigrando a otros países y acrecentando la comunidad de la diáspora, que tienen muchos desafíos por afrontar. Entrando en algunas sociedades, por ejemplo, se encuentran dificultades dadas por una no siempre fácil integración y una marcada secularización, que pueden obstaculizar el cuidado de sus riquezas espirituales de sus propias tradiciones y el mismo testimonio de fe”. En todo este contexto, señaló el Papa Francisco, el signo de la cruz puede recordar que el Señor de la misericordia no abandona jamás a sus hermanos, sino los acoge y sana sus heridas. “Haciendo el signo de la cruz, evocamos las llagas de Cristo, esas llagas que la resurrección no han borrado, sino ha llenado de luces. Así también las heridas de los cristianos, también aquellas abiertas, cuando son atravesadas por la presencia de Jesús y de su amor, se hacen luminosas, se convierten en signos de luz pascual en un mundo envuelto por las tinieblas”. Con estos sentimientos, concluyó el Papa Francisco, quisiera invitarlos a continuar caminando, confiando en la ayuda de tantos hermanos y hermanas que han dado la vida siguiendo al Crucificado. “Ellos, en el cielo ya plenamente unidos, son los maestros y los padres de nuestra comunión visible en la tierra. Por su intercesión pido también al Señor que los cristianos de sus tierras puedan obrar, en el paciente trabajo de reconstrucción después de tantas devastaciones, en paz y en el pleno respeto de todos”. Renato Martinez - SpC (from Vatican Radio)...

El Papa reza por Sudán del Sur y el Congo: "Es hipocresía negar la masacre de mujeres y niños"

Jue, 23/11/2017 - 19:25
De Mireia Bonilla En la tarde del 23 de noviembre el Pontífice presidió una Celebración Litúrgica de oración por la paz en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo desde la Basílica de San Pedro en el Vaticano bajo el deseo de “esparcir con nuestra oración semillas de paz” en estas dos naciones, así como “en todas las partes del mundo que sufren por la guerra”. Francisco convocó esta oración por la paz en estos dos países, que son de los más castigados en el planeta, rezando para que el Señor resucitado “ derribe los muros de la enemistad que dividen hoy a los hermanos”, “ socorra a las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra y en cualquier parte del mundo” y “ salve a los niños que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos” pero que “les roban su infancia y a veces también la propia vida. El pontífice también condenó la “hipocresía” afirmando que es a través de ella donde la guerra muestra su rostro más horrible: ¡Cuánta hipocresía cuando se niegan las masacres de mujeres y niños! exclamó. Además, pidió al Señor que dotara tanto a los gobernantes como a todos los responsables “un espíritu noble y recto, firme y valiente en la búsqueda de la paz, mediante el diálogo y la negociación”. Asegurando su cercanía a estas naciones, y exhortando a todos a rezar por la paz y por nuestros hermanos afectados, el Papa aseguró que “los cristianos creemos y sabemos que la paz es posible porque Cristo ha resucitado”. Una celebración, que estuvo abierta para todos, sin necesidad de entrada, en la que el Papa Francisco explicó que le hubiera gustado poder visitar ambos países, pero ante la imposibilidad asegura su oración por ellos , ya que ésta es lo más importante “porque es más poderosa” afirmó.  Voz y texto completo de las Palabras del Santo Padre Esta noche, queremos esparcir con nuestra oración semillas de paz en la tierra de Sudán del Sur y de la República Democrática del Congo, así como en todas las partes del mundo que sufren por la guerra. Había decidido visitar Sudán del Sur, pero no ha sido posible. Sin embargo sabemos que la oración es más importante, porque es más poderosa: la plegaria actúa con la fuerza de Dios, para quien nada es imposible. Por eso agradezco de corazón a quienes han ideado esta vigilia y se han esforzado en llevarla a cabo. «Cristo resucitado nos invita. Aleluya». Estas palabras del canto en lengua suajili han acompañado la procesión de entrada, con algunas imágenes de los dos países por los que estamos rezando especialmente. Los cristianos creemos y sabemos que la paz es posible porque Cristo ha resucitado. Él nos da el Espíritu Santo, a quien hemos invocado. Como san Pablo nos ha recordado hace unos instantes, Jesucristo «es nuestra paz» (Ef 2,14). En la Cruz, ha cargado con todo el mal del mundo, también con los pecados que generan y fomentan las guerras: la soberbia, la avaricia, la sed de poder, la mentira... Jesús ha vencido todo esto con su resurrección. Cuando se apareció en medio de sus amigos les dijo: «Paz a vosotros» (Jn 20,19.21.26). Nos lo repite también a nosotros aquí, en esta noche: «Paz a vosotros». Sin ti, Señor, vana sería nuestra oración y engañosa nuestra esperanza de paz. Pero tú estás vivo y obras para nosotros y con nosotros; tú, nuestra paz. Que el Señor resucitado derribe los muros de la enemistad que dividen hoy a los hermanos, especialmente en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo. Que socorra a las mujeres víctimas de la violencia en las zonas de guerra y en cualquier parte del mundo. Que salve a los niños que sufren a causa de conflictos que no tienen que ver con ellos, pero que les roban su infancia y a veces también la propia vida. ¡Cuánta hipocresía cuando se niegan las masacres de mujeres y niños! Aquí la guerra muestra su rostro más horrible. Que el Señor ayude a los humildes y a los pobres del mundo a seguir creyendo y esperando en que el Reino de Dios está cerca, que está en medio de nosotros, y es «justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo» (Rm 14,17). Que sostenga a todos los que, día tras día, se esfuerzan por combatir el mal con el bien, con gestos y palabras de fraternidad, de respeto, de encuentro, de solidaridad. Que el Señor afiance en los gobernantes y en todos los que tienen responsabilidades un espíritu noble y recto, firme y valiente en la búsqueda de la paz, mediante el diálogo y la negociación. Que el Señor nos conceda a todos nosotros ser artesanos de paz allí donde estemos, en la familia, en la escuela, en el trabajo, en las comunidades, en cualquier ambiente; «lavándonos los pies» unos a otros, a semejanza de nuestro Maestro y Señor. A él la gloria y la alabanza, hoy y por los siglos de los siglos. Amén. (from Vatican Radio)...

Papa: las colonizaciones ideológicas imponen sistemas educativos

Jue, 23/11/2017 - 13:56
De María Fernanda Bernasconi Suprimir la libertad, borrar la memoria, adoctrinar a los jóvenes : son los tres indicadores de las colonizaciones culturales e ideológicas de todos los tiempos. En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el cuarto jueves de noviembre, el Papa Francisco volvió a referirse a este tema inspirándose, una vez más, en las Lecturas de la semana, que narran la persecución del rey Antíoco Epífanes contra los Macabeos fieles a la ley de los Padres. El Santo Padre explicó que lo que sucedió al pueblo de Dios, pasa cada vez que en la tierra surge una nueva dictadura cultural o ideológica. “Piensen sin dar nombres – dijo Francisco – en lo que hicieron las dictaduras del siglo pasado en Europa” y en las “escuelas de adoctrinamiento” que nacieron: Otra forma de tortura “Se quita la libertad, se deshace la historia, la memoria del pueblo y se impone un sistema educativo a los jóvenes. Todos, todos hacen así. Todas, todas hacen así. Incluso con guantes blancos , algunos, no sé, un país, una nación, pide un préstamo, “no, yo te doy, pero tú, en las escuelas, debes enseñar esto, esto, esto”, y te indican los libros; libros que borran todo lo que Dios ha creado y cómo lo ha creado. Borran las diferencias, borran la historia: a partir de hoy se comienza a pensar así. El que no piensa así, es dejado de lado, e incluso perseguido”. La memoria nos ayuda a vencer cada sistema educativo perverso El Obispo de Roma reafirmó que también en Europa sucedió lo mismo, donde “ los que se oponía a las dictaduras genocidas , eran perseguidos”, eran amenazados y privados de la libertad, lo que corresponde después “a otra forma de tortura”. Y además de la libertad, las colonizaciones ideológicas y culturales quitan la memoria, reduciéndola a “fábulas”, a “mentiras”, a “cosas de viejos”. Al recordar al respecto la figura de la madre de los Macabeos que exhorta a sus hijos a mantenerse firmes frente al martirio, el Pontífice subrayó el papel único de la mujer en la custodia de la memoria y de las raíces históricas: No hay colonización cultural que pueda vencer el dialecto “Custodiar la memoria: la memoria de la salvación, la memoria del pueblo de Dios, aquella memoria que hacía fuerte la fe de este pueblo perseguido por esta colonización ideológico-cultural. La memoria es la que nos ayuda a vencer cada sistema educativo perverso. Recordar. Recordar los valores, recordar la Historia, recordar las cosas que hemos aprendido. Y después a la mamá. La mamá que hablaba dos veces – dice el texto – “en la lengua de los padres”: hablaba en dialecto. Y no hay ninguna colonización cultural que pueda vencer el dialecto”. Sólo la fuerza de las mujeres es capaz de resistir a la colonización cultural La “ternura femenina” y la “valentía viril” de la madre de los Macabeos que se hace fuerte gracias a las raíces históricas de la lengua de los Padres en la defensa de sus hijos y del Pueblo de Dios, hace pensar – observó el Papa – que “sólo la fuerza de las mujeres es capaz de resistir a una colonización cultural”. Son ellas, las mamás y las mujeres, las que custodian la memoria, el dialecto, “capaces de defender la historia de un pueblo” – y añadió Francisco – capaces “de transmitir la fe” que “después los teólogos explicarán”: El pueblo de Dios ha ido adelante gracias a la fuerza de tantas mujeres buenas, que han sabido dar a sus hijos la fe. Y sólo ellas  – las mamás – saben transmitir la fe en dialecto. Que el Señor nos dé siempre la gracia, en la Iglesia, te tener memoria, de no olvidar el dialecto de los padres y de tener mujeres valerosas”. (from Vatican Radio)...

Catequesis del Papa: “La Eucaristía no es un espectáculo, es el memorial de la Pascua de Cristo”

Mié, 22/11/2017 - 13:00
“En la Eucaristía, Jesús quiso comunicarnos su amor pascual, victorioso. Si lo recibimos con fe, también nosotros podemos amar verdaderamente a Dios y al prójimo, podemos amar como Él nos ha amado, dando la vida”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del cuarto miércoles de noviembre, prosiguiendo con el nuevo ciclo de catequesis dedicados a la Eucaristía. Prosiguiendo con las Catequesis sobre la Misa, podemos preguntarnos, dijo el Papa: ¿Qué cosa es esencialmente la Misa? La Misa, respondió el Obispo de Roma, es el memorial del Misterio pascual de Cristo. Ella, agregó, nos hace partícipes de su victoria sobre el pecado y la muerte, y da significado pleno a nuestra vida. Texto y audio completo  de la catequesis del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Prosiguiendo con las Catequesis sobre la Misa, podemos preguntarnos: ¿Qué cosa es esencialmente la Misa? La Misa es el memorial del Misterio pascual de Cristo. Ella nos hace partícipes de su victoria sobre el pecado y la muerte, y da significado pleno a nuestra vida. Para esto, para comprender el valor de la Misa debemos sobre todo entender el significado bíblico del “memorial”. Esto «no es solamente el recuerdo – el memorial no es solamente un recuerdo –, de los acontecimientos del pasado, sino estos acontecimientos se hacen, en cierta forma, presentes y actuales. De esta manera Israel entiende su liberación de Egipto: cada vez que es celebrada la Pascua, los acontecimientos del Éxodo se hacen presentes a la memoria de los creyentes a fin de que conformen su vida a estos acontecimientos» (Catecismo de la Iglesia Católica, 1363). Jesucristo, con su pasión, muerte, resurrección y ascensión al cielo ha llevado a cumplimiento la Pascua. Y la Misa es el memorial de su Pascua, de su “éxodo”, que ha realizado por nosotros, para sacarnos de la esclavitud e introducirnos en la tierra prometida de la vida eterna. No es solamente un recuerdo, no, es algo más: es hacer presente aquello que ha sucedido hace veinte siglos atrás. La Eucaristía nos lleva siempre al ápice de la acción de salvación de Dios: el Señor Jesús, haciéndose pan partido por nosotros, derrama sobre nosotros toda su misericordia y su amor, como lo ha hecho en la cruz, para así renovar nuestro corazón, nuestra existencia y el modo de relacionarnos con Él y con los hermanos. Dice el Concilio Vaticano II: «La obra de nuestra redención se efectúa cuantas veces se celebra en el altar el sacrificio de la cruz, por medio del cual Cristo, que es nuestra Pascua, ha sido inmolado» (Constitución Dogmática, Lumen Gentium, 3). Toda celebración de la Eucaristía es un rayo de ese sol sin ocaso que es Jesús resucitado. Participar en la Misa, en particular el domingo, significa entrar en la victoria del Resucitado, ser iluminados por su luz, abrigados por su calor. A través de la celebración eucarística el Espíritu Santo nos hace partícipes de la vida divina que es capaz de transfigurar todo nuestro ser mortal. Y en su paso de la muerte a la vida, del tiempo a la eternidad, el Señor Jesús nos lleva también a nosotros con Él para hacer la Pascua. En la Misa se hace Pascua. Nosotros, en la Misa, estamos con Jesús, muerte y resucitado y Él nos lleva adelante, a la vida eterna. En la Misa nos unimos a Él. Es más, Cristo vive en nosotros y nosotros vivimos en Él: «Yo estoy crucificado con Cristo – dice San Pablo – y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí» (Gal 2,19-20). Así pensaba Pablo. Su sangre, de hecho, nos libera de la muerte y del miedo a la muerte. Nos libera no sólo del dominio de la muerte física, sino de la muerte espiritual que es el mal, el pecado, que nos toma cada vez que caemos victimas de nuestro pecado y del de los demás. Y entonces nuestra vida se contamina, pierde belleza, pierde significado, muere. Cristo en cambio no devuelve la vida; Cristo es la plenitud de la vida, y cuando ha afrontado la muerte la ha derrotado para siempre: «Resucitando destruyó la muerte y nos dio vida nueva». La Pascua de Cristo es la victoria definitiva sobre la muerte, porque Él ha transformado su muerte en un supremo acto de amor. ¡Murió por amor! Y en la Eucaristía, Él quiso comunicarnos su amor pascual, victorioso. Si lo recibimos con fe, también nosotros podemos amar verdaderamente a Dios y al prójimo, podemos amar como Él nos ha amado, dando la vida. Si el amor de Cristo está en mí, puedo donarme plenamente al otro, con la certeza interior que si incluso el otro debiera herirme yo no moriría; de lo contrario tendría que defenderme. Los mártires han dado la vida justamente por esta certeza de la victoria de Cristo sobre la muerte. Sólo si experimentamos este poder de Cristo, el poder de su amor, somos verdaderamente libres de donarnos sin miedo. Y esta es la Misa: entrar en esta pasión, muerte, resurrección, ascensión de Jesús. Y cuando vamos a Misa, es como si fuéramos al calvario, lo mismo. Piensen ustedes: si nosotros vamos al calvario – pensemos con imaginación – en ese momento, y nosotros sabemos que ese hombre ahí es Jesús. Pero, ¿nosotros nos permitiríamos hablar, tomar fotografías, hacer un poco de espectáculo? ¡No! ¡Porque es Jesús! Nosotros seguramente estaríamos en silencio, en el llanto y también en la alegría de ser salvados. Cuando nosotros entramos en la iglesia para celebrar la Misa pensemos esto: entro en el calvario, donde Jesús da su vida por mí. Y así desaparece el espectáculo, desaparece las habladurías, los comentarios y estas cosas que nos alejan de esta cosa tan bella que es la Misa, el triunfo de Jesús. Pienso que ahora sea más claro como la Pascua se haga presente y obrante cada vez que celebramos la Misa, es decir, el sentido del memorial. La participación en la Eucaristía nos hace entrar en el misterio pascual de Cristo, donándonos pasar con Él de la muerte a la vida, es decir, al calvario, ahí. La Misa es rehacer el calvario, no es un espectáculo. Gracias. (Traducción del italiano, Renato Martinez) (from Vatican Radio)...

Papa: las colonizaciones ideológicas son formas de persecución

Mar, 21/11/2017 - 16:08
De María Fernanda Bernasconi La colonización cultural e ideológica no tolera las diferencias y hace todo igual terminando por perseguir a los creyentes. Lo subrayó el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el tercer martes de noviembre. El Pontífice centró su reflexión en el martirio de Eleazar, que narra el libro de los Macabeos propuesto por la Primera Lectura (6,18-31). El Santo Padre afirmó que existen tres tipos principales de persecuciones: una persecución sólo religiosa, otra político-religiosa como por ejemplo  – dijo Francisco – la “ Guerra de los treinta años ” o la “ noche de San Bartolomé ”, y una tercera persecución de tipo puramente “cultural”, es decir, cuando llega “una nueva cultura que quiere hacer todo nuevo y barre con todas las tradiciones, la historia, e incluso la religión de un pueblo”. Este último tipo de persecuciones es la que encuentra Eleazar, condenado a morir por fidelidad a Dios. El Papa recordó que el día anterior había iniciado el relato de esta persecución cultural, en la que algunos miembros del pueblo, viendo el poder y la magnífica belleza de Antíoco Epífanes , habían pensado en aliarse para ser modernos y perdieron. De manera que este pueblo que creció en torno a la Ley del Señor, hace entrar una nueva cultura, “nuevas instituciones”, que barren todo: “cultura, religión y ley”. “Todo nuevo”, la “modernidad” es una verdadera colonización ideológica – subrayó el Papa –  que quiere imponer al pueblo de Israel “esta costumbre única”, en base a la cual todo se hace así y hay libertad para otras cosas. Y algunos aceptaron porque les parecía una cosa buena, para ser como los demás, y así se eliminan las tradiciones y el pueblo comienza a vivir de un modo diverso. Para defender las “verdaderas tradiciones” del pueblo, nacen algunas resistencias, como la de Eleazar, hombre digno, muy respetado. Precisamente el Libro de los Macabeos relata la historia de estos mártires, de estos héroes. Una persecución nacida a partir de una colonización ideológica y siempre va adelante así: destruye, “hace todo igual, no es capaz de tolerar las diferencias”. “Raíz perversa” fue la palabra clave que evidenció el Papa , es decir, Antíoco Epífanes : una raíz que viene hecha entrar para hacer crecer en el pueblo de Dios “junto al poder” estos hábitos “nuevos, paganos, mundanos”. Las colonizaciones ideológicas y culturales sólo ven el presente, reniegan el pasado y no ven el futuro “Y éste es el camino de las colonizaciones culturales que terminan persiguiendo también a los creyentes. No debemos ir demasiado lejos para ver algunos ejemplos: pensemos en los genocidios del siglo pasado, que era una cosa cultural, nueva: “Todos iguales y éstos que no tienen la sangre pura, afuera, y éstos”… Todos iguales. No hay lugar para las diferencias, no hay lugar para los demás, no hay lugar para Dios. Es la raíz perversa. Ante estas colonizaciones culturales que nacen de la perversidad de una raíz ideológica, Eleazar, él mismo se hace raíz”. El Pontífice prosiguió explicando que lo que había llegado del reino de Antíoco , era una novedad y que las novedades no son todas malas, basta pensar en el Evangelio, en Jesús, que es una novedad, si bien Francisco advirtió que hay que saber distinguir: Es necesario discernir las novedades “Es necesario discernir las novedades. ¿Esta novedad es del Señor, viene del Espíritu Santo, viene de la raíz de Dios o esta novedad viene de una raíz perversa? Antes, sí, era pecado. No se podía matar a los niños; pero hoy se puede, no hay tanto problema, es una novedad perversa. Ayer, las diferencias eran claras, como ha hecho Dios, la creación se respetaba; pero hoy somos un poco modernos… tú haces… tú entiendes… las cosas no son tan diferentes… y se hace una mescolanza de cosas”. En cambio – dijo el Papa Bergoglio al concluir – la novedad de Dios jamás “hace una negociación”, sino que hace crecer y mira al futuro: “Las colonizaciones ideológicas y culturales sólo ven el presente, reniegan el pasado y no ven el futuro. Viven en el momento, no en el tiempo, y por esto no pueden prometernos nada. Y con esta actitud de que todos sean iguales y borrar las diferencias cometen el pecado malísimo de la blasfemia contra Dios creador. Cada vez que se produce una colonización cultural e ideológica se peca contra Dios creador porque se quiere cambiar la Creación como la ha hecho Él. Y contra este hecho que a lo largo de la historia ha sucedido tantas veces hay sólo una medicina: el testimonio, es decir, el martirio”. Francisco terminó deseando que el ejemplo de Eleazar “nos ayude en los momentos, tal vez, de confusión, ante las colonizaciones culturales y espirituales que se nos proponen”.   (from Vatican Radio)...

Video mensaje del Papa Francisco a Bangladés en vísperas de su viaje

Mar, 21/11/2017 - 12:11
El Papa Francisco envió un video mensaje a todo el pueblo bangladesí , como es tradicional, antes de emprender su Viaje Apostólico a esta nación, del 30 de noviembre al 2 de diciembre de 2017, donde llegará procedente de Myanmar, con el lema «Armonía y Paz». El Obispo de Roma dirige «una palabra de saludo y de amistad» y recuerda que peregrina «como ministro del Evangelio de Jesucristo, para proclamar su mensaje de reconciliación, de perdón y de paz» . Así como su anhelo de confirmar a los católicos en «la fe y en el testimonio del Evangelio, que enseña la dignidad de todo hombre y mujer, y nos llama a abrir nuestros corazones a los demás, en especial a los más pobres y necesitados» Destacando también su alegría ante el encuentro con los líderes religiosos en Ramna , el Papa reitera la importancia actual de impulsar el respeto mutuo como miembros de la «única familia humana» . El mensaje pontificio termina invocando las «divinas bendiciones de alegría y de paz» sobre Bangladés . «Queridos amigos mientras me preparo a visitar Bangladés, ya dentro de pocos días, deseo enviar una palabra de saludo y de amistad a todo su pueblo. No veo la hora de que llegue el momento en el que podremos estar juntos. Llego como ministro del Evangelio de Jesucristo, para proclamar su mensaje de reconciliación, de perdón y de paz. Mi visita tiene la intención de confirmar a la comunidad católica de Bangladés en su fe y en su testimonio del Evangelio, que enseña la dignidad de todo hombre y mujer, y nos llama a abrir nuestros corazones a los demás, en especial a los más pobres y necesitados. Al mismo tiempo, deseo encontrar al pueblo entero. En especial, no veo la hora de encontrar a los líderes religiosos en Ramna. Vivimos en un tiempo en el que los creyentes y los hombres de buena voluntad, en todo lugar, están llamados a promover recíprocamente la comprensión y el respeto y a sostenerse el uno con el otro, como miembros de la única familia humana. Sé que muchos en Bangladés están trabajando con empeño para preparar mi visita y les agradezco. Pido a cada uno que rece para que los días en los cuales estaré con ustedes puedan ser fuente de esperanza y de aliento para todos. ¡Sobre ustedes y sus familias invoco las divinas bendiciones de alegría y de paz!». (CdM)   (from Vatican Radio)...

Páginas

Evangelio del día

Entonces reunió a tres mil hombres seleccionados entre todo Israel y partió en busca de David y sus hombres, hacia las Peñas de las Cabras salvajes. Al llegar a los corrales de ovejas que están junto al camino, donde había una cueva, Saúl entró a hacer sus necesidades. En el fondo de la cueva, estaban sentados David y sus hombres. Ellos le dijeron: "Este es el día en que el Señor te dice: 'Yo pongo a tu enemigo en tus manos; tú lo tratarás como mejor te parezca'". Entonces David se levantó y... Leer más...

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Lima-Limón Creativos, diseño y desarrollo Web en Málaga